Incendios forestales: está en nuestras manos prevenir y actuar

Posted on 25 enero 2024

¿Sabes cómo tus acciones pueden evitar la grave afectación que generan los incendios en los ecosistemas de Colombia? En WWF te contamos este y otros datos importantes.
La crítica situación de los incendios forestales en Colombia, en el contexto del fenómeno de El Niño, deja graves consecuencias en diferentes ecosistemas y afecta a la vida silvestre y la salud de las personas.  

Pero ¿sabemos exactamente qué es un incendio forestal y por qué es importante poner más atención a esta grave situación?  

De acuerdo con la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), el incendio forestal es el fuego sobre la cobertura vegetal que causa perturbaciones ecológicas y afecta o destruye una extensión superior a 5.000 metros cuadrados. Este puede darse en una zona urbana o rural y, según esta misma entidad, 95 % de los incendios en Colombia son causados por el ser humano. 

Lee aquí: Así afectan los incendios forestales a nuestra biodiversidad.


Nicolás Bustamante / WWF Colombia

Sus causas pueden ser intencionales, no intencionales o por descuido, relacionadas a quemas de basuras, mala disposición de fogatas, colillas de cigarrillos y fósforos, caídas accidentales de redes eléctricas, tormentas eléctricas y quemas agrícolas en áreas cercanas a coberturas vegetales.  

¿Cómo prevenir un incendio forestal? 

Está en nuestras manos evitar que esta grave situación se propague en los ecosistemas del país. Para eso es importante implementar acciones como el control de arborización densa y el manejo de combustibles en zonas de alto riesgo de incendios. 


Asociación Sachacalamar

También son claves las jornadas de recolección de residuos como botellas y objetos de cristal que actúan como una lupa; papeles, plásticos, colillas de cigarrillos, mecheras u otros materiales combustibles que puedan ocasionar un incendio. Por último, es muy importante conformar redes comunitarias con planes de respuesta ante un evento de incendio forestal que sean capaces de alertar a los cuerpos de bomberos en caso de incendios. 

¿Cómo se logra recuperar un área afectada por un incendio? 

Según la UNGRD, un incendio forestal puede alcanzar temperaturas de hasta 1.000°C, el fuego puede llegar a propagarse a una velocidad de 100 metros por minuto y la recuperación de áreas afectadas por incendios es un proceso a largo plazo. En este caso, se deben promover la regeneración de la cubierta vegetal, la gestión de las cenizas y la retención de nutrientes, así como la mejora de la estructura del suelo. Todo esto debe ir acompañado de una valoración de los impactos sociales, económicos y ecológicos generados por los incendios.  

¿Cómo se sabe si un área está en una zona de alto riesgo de incendios?  

Al hablar de zonas de alto riesgo de incendios forestales, se relacionan dos elementos: la amenaza y la vulnerabilidad. De acuerdo con el IDEAM, la amenaza hace referencia a los peligros latentes que pueden dar origen a un incendio, como la susceptibilidad de la vegetación, factores climáticos o de relieve que facilitan el origen o propagación del fuego.  

La vulnerabilidad hace referencia a la afectación de los elementos que componen el territorio por la ocurrencia de un incendio: la población, las infraestructuras, los sistemas productivos, los ecosistemas naturales, entre otros.  



Para este caso, a medida que aumenta el grado de amenaza y de vulnerabilidad, mayor es la probabilidad de riesgo de un incendio forestal. 

Desde WWF trabajamos con múltiples actores, como las autoridades y las comunidades locales, en acciones de prevención, que son la herramienta más efectiva para evitar los incendios. Trabajamos, junto con los entes locales en la planeación y desarrollo de estrategias para la mitigación de los impactos de las temporadas secas, como las que enfrentamos, y en acciones para la prevención de la deforestación, íntimamente relacionada con los incendios forestales. 

Así mismo, adelantamos estrategias de restauración, desarrollando procesos conjuntos con las comunidades, considerando las necesidades de los territorios, siempre priorizando el bienestar de las personas y la salud de los ecosistemas. 

Juntos podemos evitar situaciones críticas como las que ya se evidencian en distintas regiones del país. Te invitamos a conocer más aquí. 
Al hablar de zonas de alto riesgo de incendios forestales, se relacionan dos elementos: la amenaza y la vulnerabilidad.
© Asociación Sachacalamar
Dona
Dona