Monitoreo de biodiversidad en fincas bananeras: en busca del equilibrio ambiental y productivo | WWF

Monitoreo de biodiversidad en fincas bananeras: en busca del equilibrio ambiental y productivo

Posted on
06 abril 2021
En el departamento de Magdalena, la academia y el sector productivo se unieron para determinar estrategias de rehabilitación de ecosistemas en las zonas de amortiguamiento de estos predios. ¿Cuáles han sido los avances en este proceso?

Aves, peces, macroinvertebrados, mamíferos y plantas, son los grupos de especies que expertos de las Universidades del Atlántico y del Magdalena están estudiando para determinar estrategias de restauración efectivas para las zonas buffer o de amortiguamiento de 12 fincas bananeras, ubicadas en el departamento de Magdalena, que hacen parte del proyecto Producción de banano ambiental y socialmente sostenible en Colombia y Ecuador, liderado e implementado por WWF y financiado por la cadena alemana de supermercados EDEKA.

Estas zonas de amortiguamiento, creadas para cumplir con una de las 77 buenas prácticas agrícolas (BPA) implementadas en las fincas, consisten en un área que separa los cuerpos de agua y las plantaciones y tienen la finalidad de proteger tanto el recurso hídrico como el cultivo. Gracias a su existencia, los predios han tenido una recuperación paulatina desde 2015.

En ese proceso ha sido fundamental el desarrollo e implementación de una estrategia de recuperación (regeneración natural y/o reforestación) que aporta a la presencia y el tránsito de fauna silvestre y polinizadores naturales, favorece el crecimiento de coberturas naturales, aumenta la biodiversidad y disminuye riesgos de pérdidas en el cultivo por desbordamientos o erosión de sus orillas.

Te recomendamos: El sector bananero colombiano recibe certificación por buena gestión del agua

Hoy, seis años después del establecimiento de esta estrategia, y en el marco del mismo proyecto y de la Plataforma de Custodia del Agua (PCA) de las cuencas de los ríos Frío y Sevilla, se está realizando un ejercicio de monitoreo para identificar cómo se encuentran estas zonas en términos de diversidad, cantidad y estado de las especies.

La información que se obtenga en el mes de julio que se entregan los resultados de este monitoreo, se convertirá en el insumo para la generación de índices de biodiversidad que, a su vez, ayudarán a trazar una hoja de ruta para la rehabilitación de estos ecosistemas. “El monitoreo también nos ayudará a determinar si puede haber un equilibrio entre la actividad productiva y el ecosistema” explica Vanessa Torres, bióloga y consultora local de WWF Colombia para la Plataforma de Custodia del Agua (PCA).

Te puede interesar : Custodia del Agua en las cuencas de los ríos Frío y Sevilla: unidos se logran grandes cosas

Lo que se ha encontrado...


Es pronto para llegar a conclusiones, pues aún faltan tres muestreos: uno en cuenca baja y dos en cuenca media. Sin embargo, este primer ejercicio arrojó resultados preliminares que permiten que los investigadores se hagan una idea de las condiciones del ecosistema. “Un fragmento de bosque natural cuenta con la presencia de alrededor de 40 especies arbóreas, mientras que en las zonas buffer de los predios se han encontrado 10 en promedio”, dice Jeiner Castellanos, docente e investigador de la Universidad del Magdalena.

Castellanos, quien es el encargado de liderar el componente de plantas del proyecto, no es pesimista ante los hallazgos. Por el contrario, destaca la importancia de iniciar ensayos que permitan determinar la mejor forma de recuperar estas zonas de vida. Por su parte, la investigadora Diana Tamaris, asegura que “fue un muestreo exitoso. Se tienen registros muy interesantes que son una base fundamental para el proceso que viene”.

Entre los registros más importantes se encuentran los de especies de mamíferos y aves poco comunes en la zona, como la guacharaca caribeña (Ortalis garrul), el zorro perro, (Cerdocyon thous), el tigrillo (Leopardus wiedii) y el mapache (Procyon sp).

Lo que viene...


Este monitoreo que se desarrolla en la zona baja de las cuencas de los ríos Frío y Sevilla y se complementa con monitoreos en la zona media de estas cuencas, en áreas asociadas a actividades como la producción de café y a distintos estados de conservación, permitirá definir una línea base de la biodiversidad en las cuencas y fortalecer las acciones tanto a nivel de finca como de cuenca.

Una vez consolidados los resultados, se socializarán con las comunidades (líderes y empleados de las fincas) para implementar, con su apoyo, estrategias de restauración que permitan recuperar las funciones ecosistémicas, así como encontrar un balance entre las plantaciones de banano y la biodiversidad.

“No se debe olvidar que el monitoreo permanente es clave en los procesos de restauración” recuerda el investigador Castellanos, quien ve en este ejercicio la oportunidad para seguir vinculando a la academia en procesos que ayuden a determinar los beneficios de la conservación para el sector productivo.

Puedes leer: Debajo de nuestros pies, y en el agua, está gran parte de la respuesta a la crisis planetaria
Dona
Dona