Productores campesinos de cacao que le apuestan a la conservación llegan a Alemania

Posted on 30 junio 2022

En el estado de Baviera, al sureste de Alemania, se realizó el lanzamiento de una exhibición itinerante dedicada a este fruto (usado en la fabricación de chocolate), en la que participaron productores campesinos del departamento de Caquetá.

Allí, representantes de organizaciones campesinas que cambiaron los cultivos de coca por el cacao y trabajan agroecológicamente, lograron firmar un acuerdo de compra con una fábrica de chocolates alemana. © Cristian García

El pasado 14 de junio, líderes de organizaciones campesinas productoras de cacao orgánico de la Amazonia colombiana, presentaron una exhibición de este fruto en Alemania y firmaron un acuerdo de exportación con un fabricante de chocolates. El evento y acuerdo tuvieron el apoyo de WWF Alemania y Colombia.

La exposición, que luego viajará por diferentes ciudades de Alemania, fue realizada en el estado de Baviera (Bayern, en alemán), en la planta de Confisserie Dengel, una compañía alemana dedicada a los chocolates gourmet, cuya fabricación en adelante incluirá el cacao orgánico colombiano. En el lanzamiento estuvieron los representantes de organizaciones de cacaoteros del departamento de Caquetá (Amazonia colombiana), que cambiaron los cultivos de coca por el cacao.

Los visitantes de la exposición pudieron conocer más sobre el origen del cacao que ofrecen los líderes de la Asociación Orgánica Agrícola de Cacaoteros del Municipio de San José del Fragua (Asoacasan) y la Asociación de Productores Agroforestales Alternativos de Belén de los Andaquíes (Asproabelén), ambas en el departamento de Caquetá. Desde 2008 y 2014 ellos trabajan en sus organizaciones campesinas fortaleciendo este nuevo medio de vida que encontraron en el camino a la construcción de paz, luego de la firma del Acuerdo de Paz de 2016.

Puedes leer: Los emprendimientos indígenas y campesinos que cuidan la Amazonia

Yo represento los sueños de 62 familias cacaoteras asociadas en esta exposición en Alemania, que se debe al trabajo de esas familias al apostarle a un cacao sostenible, inclusivo, que ha reconstruido tejido social en la Amazonia, en la región de San José del Fragua específicamente. Ese cacao ha generado una nueva alternativa para la calidad de vida y ha vuelto a integrar a las familias que por el conflicto armado y los cultivos se habían desintegrado antes del Proceso de Paz”, dijo Berley Sánchez, representante de Asoacasan.

Además de la exposición, la visita a Baviera permitió que los representantes de las organizaciones formalizaran un acuerdo comercial con Uwe Dengel, propietario de la compañía Confiserie Dengel. Esto les permitirá tener una exportación con precios justos y dignos para las familias productoras de cacao (lo cual es algo difícil en este mercado debido a la existencia de múltiples intermediarios) y un contrato para lo que resta del 2022 con fechas y volúmenes de envíos específicos. 

Te recomendamos: Tres videos que nos muestran cómo vivir de manera sostenible gracias a las abejas

“Veníamos con el propósito también de afianzar la alianza comercial y mejorar los precios para nuestros productores y lo logramos. Este es un paso más en el trabajo que hemos hecho por lograr precios justos y seguir aportando en protección de nuestro territorio, dijo Pablo Ome, representante de Asproabelén.
 

Cacao: un aporte a la conservación y a la construcción de paz



La producción de cacao se ha convertido en la alternativa predilecta de algunas asociaciones campesinas que buscan aprovechar de manera sostenible sus territorios y fomentar la paz en la región. ©Luis Barreto- WWF

El cacao presentado en esta exposición tiene su origen en fincas ubicadas alrededor del Parque Nacional Natural Alto Fragua Indi Wasi, en Caquetá, un área estratégica para la conexión y conservación del bosque andino amazónico. Así, las familias involucradas están contribuyendo a la conservación y restauración de bosques en el departamento de Caquetá y a la construcción de paz.

“Para que estos procesos de conservación perduren es necesario fortalecer los medios de vida de las comunidades locales, de manera que, con el acceso a mercados, tengan opciones para su calidad de vida, mientras apoyan la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad. Por eso la firma del contrato con Confiserie Dengel es un gran logro para estas familias, pues les permite tener un precio justo y vivir con un ingreso digno en territorios que han sido cooptados por actores ilegales en diferentes momentos ante la falta de oportunidades”, señaló Felipe Barney, oficial de acceso a mercados de WWF Colombia.

Puedes leer: Las iniciativas locales que buscan restaurar el Parque Nacional Natural Sierra de la Macarena

WWF apoya los esfuerzos de estas familias cacaoteras desde el proyecto Áreas Protegidas y Paz, alrededor de zonas de conexión claves de los ecosistemas andino-amazónicos. Así, éste incluye el apoyo a acuerdos colectivos entre comunidades y autoridades ambientales para garantizar la conservación de los ecosistemas alrededor del Parque Nacional Alto Fragua Indi Wasi, la restauración en algunas zonas degradadas y el manejo sostenible de cultivos tradicionales.

“Las dos asociaciones cacaoteras hacen parte de los acuerdos colectivos que estamos promoviendo los cuales buscan integrar las necesidades de diferentes actores y eslabones de cadenas productivas. Esto en el marco de construcción de paz y la conservación de estas áreas de importancia ecológica”, agregó Beth Sua Carvajal, coordinadora de este proceso en WWF Colombia.

El proyecto Áreas Protegidas y Paz es liderado por WWF, apoyado por el Ministerio Federal de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza y Seguridad Nuclear de Alemania (BMU por sus siglas en alemán) y realizado en Alianza con Parques Nacionales Naturales de Colombia. Este proyecto contribuye a la gestión de seis áreas protegidas y su gobernanza territorial, mejorando las condiciones de vida de las personas y aportando a la construcción de paz.
Berley Sánchez, representante de Asoacasan en la exhibición en Alemania
© Verónica Tellez- WWF Colombia
Pablo Ome, representante de Asproabelén
© Cristian García
Dona
Dona