¿Cómo viajar de forma sostenible?

Posted on 26 noviembre 2021

Si quieres escapar de la rutina y descansar unos días, te compartimos unas recomendaciones para visitar destinos naturales y viajar pensando en el planeta. Lo sostenible llegó para quedarse, como debe de ser.


1) Transpórtate y turistea a conciencia



Según expertos cientificos, una excelente alternativa para disminuir la huella de carbono durante los viajes es que los viajeros tomen trayectos en carro, moto o trén. © @camilodiazphotography- WWF Colombia.  
 
Si tienes posibilidad de pagar un vuelo directo, hazlo. En el despegue se usa más combustible que cuando la nave viaja a una velocidad constante. Por lo tanto, los vuelos directos emiten menos gases de efecto invernadero que los viajes con varias escalas. Cuando llegues al destino, desplázate dando prelación en su orden a: caminar, montar en bicicleta, tomar transporte público y, por último, taxi o auto particular.

Anímate a conocer y apoyar de cerca un programa de reforestación y restauración de ecosistemas para compensar tus vuelos. Incluso, ¡puedes viajar a conocerlo en alguna oportunidad y hasta sembrar tus propios árboles!

De igual manera, escoge con pinzas los operadores turísticos. Si los turistas exigen calidad y conciencia ambiental, tendrán que implementarlas. Pregunta: ¿cuáles son las prácticas beneficiosas para el medio ambiente de la empresa?, ¿cómo sus recorridos o excursiones contribuyen a proteger y mantener la vida silvestre o el patrimonio cultural? y ¿contrata guías locales?
 

2) ¡Ve ligero de equipaje!



 Los viajes ecoturisticos te permiten reconectar con las bondades de la naturaleza, apreciar tu propio entorno y contribuir al sustento económico de familias que viven de esta práctica. © @camilodiazphotography- WWF Colombia.  
 
Menos peso es mejor para la espalda y brazos e incrementa la eficiencia en el gasto de combustible de los aviones. Lleva ropa de secado rápido que pueda lavarse en un lavamanos y usarse varias veces durante el viaje.

No te olvides de llevar en la maleta, de ser el caso, copa menstrual, máquinas de afeitar con cuchillas recambiables, plato y taza de camping, cepillo de dientes de madera, shampoo en barra y jabón del cuerpo para no destapar uno en cada hotel y dejarlo prácticamente entero. Y un dato importante: busca bloqueador solar y repelente que no contaminen el agua y sean perjudiciales para la vegetación y los animales cuando te bañes.

En el equipaje de mano procura tener bolsa de tela para empacar compras, cubiertos personales y pitillo metálico o de madera, y una botella metálica para el agua, de tal manera que no recibas plásticos de un solo uso.
 

3) En tu lugar de hospedaje


Aunque no pagues los recibos de luz y agua de hoteles u hostales, actúa de manera considerada. En algunos lugares el agua potable o la energía son un lujo que no tienen los locales y entre menos prendas laves o menos tiempo uses el aire acondicionado, gastas menos energía y recursos, y emites menos gases de efecto invernadero, lo cual es beneficioso para el planeta.

Te puede interesar: Airbnb lanza Colombia por Tierra, una iniciativa para fomentar el turismo local y responsable

Usa las mismas toallas y sábanas durante tu estancia. Lavarlas consume cantidades enormes de agua y energía. Si el hotel no tiene una tarjeta para comunicarlo a las personas de servicios generales, deja una nota escrita.

Y, tú ¿ya te animaste a armar tus maletas y viajar? Llegó el momento de visitar esos paraísos de nuestro país. Para que lo hagas te compartimos un descuento del 15% en Selina

* Campo obligatorio
Al hacer clic en "Quiero recibir el código" aceptas nuestros términos y condiciones y política de privacidad
/ / ( mm / dd / yyyy )


4) ¿Quieres llevar un souvenir?



Al viajar podrás conocer las historias de valentía, resiliencia y disciplina de los artesanos de nuestro país. ©Walter Aguirre.

Escoge artesanías locales que tienen menor huella de carbono. Pero atención: jamás compres algo hecho con partes de animales. Nada de marfil, carey, conchas, plumas, dientes, pieles, etc.

Afina el ojo, detecta lugares donde venden objetos “tradicionales”, que en realidad son fabricados en maquilas de países con mano de obra barata o esclava y, por lo tanto, salen a precios absurdamente bajos. Mira etiquetas, pregunta quién y dónde se elaboraron. Si quieres dar un regalo en una comunidad que visites, hazlo bien.

Te recomendamos leer: Líderes y lideresas ambientales de todo el país se encuentran para intercambiar saberes

Así la intención sea buena, donaciones amables pueden sembrar conflictos en las personas y promover dependencia. Dona a organizaciones locales que garanticen la inversión correcta del dinero en programas de bienestar social.
 

5) ¡Disfruta y deja menos huella!


Si tu destino es un área natural, verifica que la capacidad de carga del lugar (cantidad de personas admitidas sin que se degrade o impacte) se respete. Si haces senderismo, respeta el camino. Entre menos impacten las personas la vegetación, en mejores condiciones seguirá todo y se evitarán encuentros riesgosos con la fauna o flora del lugar.

Guarda tu basura en la maleta o pide una bolsa de recolección al operador. Ten cuidado con los paseos a lomo de animales pues es común que sean sometidos a jornadas extenuantes y estén mal alimentados. Olvídate de la “selfie” con animales silvestres traídos a la fuerza a lugares para turistas. Su expectativa de vida se reduce al mínimo al ser sacados de sus hábitats.

En algunas ocasiones, les cortan las alas para que no escapen o sus uñas y dientes para evitar mordiscos a “los clientes”. Por otra parte, probar la cocina nativa apoya los granjeros locales y es una magnífica manera de conocer la cultura. Ir a mercados campesinos y pequeños comercios favorece la economía de la región. Evita consumir productos empaquetados que aumentan la generación de basura.
A través de los viajes puedes participar en festividades tradicionales de los indigenas y así aprender más sobre su cultura.
© Gabriel Lucero- WWF Colombia
Dona
Dona