Las claves del oso de anteojos | WWF

Las claves del oso de anteojos

Posted on
05 febrero 2016
En menos de una semana dos osos de anteojos han sido cazados ilegalmente en Cundinamarca y Boyacá. Es un ataque contra una especie clave para los Andes colombianos. Conoce por qué necesitamos proteger los osos entre todos.
 
1. El único oso de Suramérica
 
El oso de anteojos vive en los bosques andinos, desde los 1000 metros de altura hasta los páramos. Los machos miden entre 1,5 y 2 metros y pesan hasta 175 kilogramos.
 
Llegan a la edad adulta entre los tres y cinco años. El tiempo de gestación del oso de anteojos dura entre seis y ocho meses, luego de los cuales la hembra pare hasta dos crías.
 
El único oso de Suramérica es en gran medida vegetariano. Come sobe todo frutas silvestres, rizomas, bulbos y bromelias, aunque también llega a consumir carcasas de animales muertos.
 
Transita por áreas muy amplias. Un macho cubre hasta 61 kilómetros cuadrados.
 
En Colombia podría haber hasta 8.000 osos de anteojo. También lo conocen como oso andino, frontino, careto, enjaquimado, congo, oso de las nubes, manaba (Tunebo), mashiramo (Yuko-yukpa), wii (Embera-katio), cucumari (quechua).
 
2. Una especie fundamental
 

Al dispersar semillas sobre grandes superficies, cumple un rol esencial para la vitalidad y el futuro de los bosques andinos.
 
Su presencia es además un poderoso indicador de la salud de los ecosistemas y dinamiza la vida de los bosques cuando derriba arbustos y ramas para buscar alimento. Para numerosos grupos indígenas el oso de anteojos es un animal sagrado, un ser mágico que algunas culturas era un vínculo entre el cielo y la tierra, un mediador entre el bien y el mal o un hermano mayor.
 
El oso de anteojos es además una especies sombrilla. Su conservación beneficia la protección del páramo, de los bosques de niebla y de decenas de especies que habitan estos ecosistemas. De estos espacios viene el 70% del agua que consumen los colombianos.

 
3. En peligro de extinción
 
La ampliación de la frontera agrícola y la deforestación es una de las principales amenazas que enfrenta. Hay cada vez más interacción entre los osos y los humanos, lo que provoca tensiones.
 
Algunos campesinos lo cazan porque daña sus cultivos y puede llegar a atacar los animales domésticos. A pesar de ser un animal huidizo, tímido y de que no hay registros de ataques contra humanos, algunos piensan que es peligroso.
 
Hay también quienes matan los osos para traficar con su grasa y sus garras por tener supuestos beneficios médicos. Y todavía hay gente que los caza para tener trofeos.
 
Según la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), el oso de anteojos está en peligro de extinción, en la categoría “vulnerable”.
 
4. El Panda y el oso de anteojos

 
WWF monitorea los osos de anteojos en el piedemonte amazónico en Putumayo.  La organización formó un grupo de campesinos y de antiguos cazadores para que sean promotores ambientales. Ahora instalan cámaras trampas, visitan escuelas y veredas para enseñarle a la gente la importancia de conservar los osos. Esta labor que se realiza en convenio con CORPOAMAZONIA y EEB. 
 
Ese trabajo permite evaluar la población de osos, estudiar su movilidad y diseñar programas para conservarlos. Estas variables han sido tomadas en cuenta para trazar la carretera entre Pasto y Mocoa, que pasa por los corredores de los osos de anteojo.
 

Suscríbete a WWF-Colombia para recibir más información

* indicates required
Acepto la política de privacidad de datos *
Dona
Dona