Grandes logros 2019: Incidencia Política | WWF

Grandes logros 2019: Incidencia Política

Posted on
20 diciembre 2019
El estado de deterioro del planeta está movilizando la sociedad en todo el mundo y permeando como nunca antes la agenda política.  En Colombia tomó relevancia con temas estratégicos como la deforestación, cambio climático, la protección de defensores ambientales y el uso de mercurio. Nos queda un enorme camino por recorrer, pero hay avances que vale la pena mencionar. Desde WWF nos unimos a la Alianza por el Acuerdo de Escazú, uno de los movimientos claves para que se firmara este acuerdo; logramos que la Enmienda de Kigali, una oportunidad única en la lucha contra el cambio climático se adoptará en Colombia, y apoyamos la renovación de los compromisos de Colombia, Noruega, Reino Unido y Alemania para detener la deforestación. Así mismo, participamos en las audiencias públicas de seguimiento a la sentencia de la Amazonia, dando elementos y recomendaciones para su implementación. 
 
Colombia es el segundo país más peligroso en el mundo para quienes se dedican a proteger el territorio y a luchar por los intereses medioambientales. Por eso, la firma del Acuerdo de Escazú, después de múltiples peticiones al Gobierno, es uno de los grandes logros en el camino para reforzar la democracia ambiental en el país. WWF hace parte de la Alianza por el Acuerdo de Escazú, un esfuerzo de varias organizaciones que se dedicaron a promover la firma de este acuerdo y que seguirá insistiendo en su ratificación y cumplimiento. 
 
El Acuerdo de Escazú busca disminuir y prevenir los conflictos ambientales garantizando a la ciudadanía el acceso a la información en igualdad de condiciones; la participación desde etapas iniciales en procesos de toma de decisiones que puedan afectar el medio ambiente o la salud y el acceso a la justicia en materia ambiental frente a hechos que afecten al medio ambiente y los derechos humanos. Adicionalmente, por primera vez el Acuerdo incluye medidas concretas para la protección de los defensores y las defensoras ambientales. 
 
En la lucha del país contra el cambio climático celebramos otro avance importante: gracias a nuestro trabajo de incidencia, y de la mano con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, la Cancillería, el Congreso de la República, ICCF (The International Conservation Caucus Foundation), logramos en tiempo record, poner los reflectores sobre la Enmienda de Kigali. ¿De qué se trata? Esta enmienda hace parte del Protocolo de Montreal que busca reducir y eliminar las sustancias agotadoras de la capa de ozono en el mundo y es una oportunidad clave en la lucha contra el cambio climático.  
 
Desde la creación de este tratado, se han hecho cinco actualizaciones, pero el país solo ha acogido cuatro.Este año Colombia enfrentó un momento determinante para ratificar la quinta, conocida como la Enmienda de Kigali y aunque parecía que las posibilidades de lograrlo eran mínimas, y que tendríamos que esperar al menos dos años más, desde WWF trabajamos para impulsar su ratificación y logramos que pasara a debate en el Senado. Como resultado de esta gestión, actualmente está en revisión de la Corte Constitucional para su posterior ratificación.  
 
También avanzamos en procesos para reducir la deforestación. Desde WWF apoyamos la firma de la nueva Declaración conjunta de intención para detener la deforestación entre Noruega, Colombia, Alemania y Reino Unido con un apoyo de más de  360 millones de dólares. Esta Declaración se firmó durante la Cumbre del Clima, COP25 en Madrid, y extiende la cooperación entre estos cuatro países para los bosques y el cambio climático hasta 2025, que inició oficialmente en la COP21 de cambio climático de París en 2015.
 
Sumado a esto, Colombia se unió a los más de 95 países que ratificaron el tratado internacional contra el mercurio, conocido como el Convenio de Minamata. Desde WWF apoyamos el proceso de ratificación que incluye al país en el tratado internacional para  regular las emisiones y liberaciones de mercurio en el mundo, así como enfrentar sus amenazas. Esta es una gran noticia, pues somos el país que más mercurio per cápita libera al ambiente en el mundo, con 75 toneladas cada año. Este instrumento nos permitirá aprovechar la experiencia, capacitación, tecnología, recursos humanos, financieros y técnicos internacionales que son necesarios para hacer frente a la amenaza global de este metal. Además, será clave para manejar los sitios contaminados, tratar a quienes ya están afectados en su salud e, incluso, luchar contra economías ilegales que utilizan el mercurio en la extracción del oro.
 
Y de cara al 2020, y al enorme desafío y oportunidad que representa, dedicamos importantes esfuerzos junto con la red de WWF, a promover Un nuevo Acuerdo por la Naturaleza y las Personas que impulse  decisiones en las agendas internacionales  de cambio climático, biodiversidad y desarrollo sostenible, para detener y revertir la pérdida de nuestra riqueza natural a 2030, además de salvaguardar el futuro de la humanidad. Gracias al liderazgo de Colombia este mensaje ha empezado a ser escuchado y su narrativa y mensajes han permeado instrumentos regionales y nacionales como el Pacto de Leticia y la Declaración de Lima de Áreas Protegidas. 
Dona
Dona