En cifras: ¿por qué es hora de que le apostemos a la restauración de ecosistemas?

Posted on 21 junio 2021

WWF anunció su apoyo a la Década de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas. Aquí te contamos con datos las razones por las que la restauración es una oportunidad clave para enfrentar la crisis planetaria.
La degradación de los ecosistemas ya está afectando el bienestar de al menos 3.200 millones de personas, el 40% de la población mundial, por razones tan diversas como la escasez de agua, la improductividad de las tierras agrícolas y la migración a causa del cambio climático. En este panorama, apostarle a la restauración de ecosistemas es esencial para frenar la degradación de la naturaleza y, así, asegurar bienestar para nosotros y las generaciones futuras.

Aunque desde hace años el mundo intenta cambiar los patrones de producción y consumo que afectan el medio ambiente, las cifras de degradación de la naturaleza continúan siendo alarmantes. Por ejemplo, el mundo pierde 10 millones de hectáreas de bosques anualmente, un área del tamaño de la República de Corea o el doble del tamaño de Costa Rica. A su vez, han desaparecido aproximadamente el 30% de los ecosistemas naturales de agua dulce desde 1970, y el Informe Planeta Vivo 2020 de WWF advierte que entre 1970 y 2016 cerca de 21.000 poblaciones estudiadas de mamíferos, aves, anfibios, reptiles y peces han disminuido en promedio un 94% en Latinoamérica.

Esta pérdida de biodiversidad y desaparición de ecosistemas alertan sobre la relación rota de los humanos con la naturaleza y, además, sobre los efectos que estos fenómenos pueden tener en la vida de las personas. Los ecosistemas cumplen diversas funciones indispensables: proveen alimento y agua, almacenan carbono y regulan el clima, por solo mencionar unas pocas.

Te recomendamos: Restauración ecológica en San Pedro de la Sierra, un nuevo logro para la gobernanza en el Magdalena.

Ejemplo de ello son los bosques, que proporcionan agua potable a un tercio de las ciudades más grandes del mundo o las turberas, un tipo de humedal que almacena cerca del 30% del carbono global del suelo, convirtiéndose en un ecosistema clave para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, responsables del cambio climático.

A ello se suma que 2.000 millones de personas en el mundo dependen del sector agrícola para su sustento, por lo cual la erosión de los suelos y otros tipos de degradación que afectan su productividad impactan gravemente los medios de vida de las personas. Además, la agricultura está lejos de ser la única actividad económica directamente relacionada con el medio ambiente. Por el contrario, se estima que la mitad del PIB mundial depende de la naturaleza.
 

¿Qué es la restauración de ecosistemas?


Frente a este panorama, la restauración es una solución clave para enfrentar la crisis planetaria. ¿En qué consiste? Según Naciones Unidas, “restaurar los ecosistemas significa favorecer la recuperación de aquellos ecosistemas que hayan sido degradados o destruidos, así como conservar los que todavía siguen intactos. La restauración puede producirse de varias formas entre las que se cuentan, por ejemplo, plantar de forma activa o eliminando las presiones que afectan a la naturaleza para que ésta pueda recuperarse por sí sola. Se pueden restaurar todo tipo de ecosistemas y paisajes, incluidos los bosques, pastizales, la tierra agrícola, las ciudades, los humedales y los océanos”.

Se estima que la restauración y otras soluciones naturales pueden aportar un tercio de la mitigación necesaria a 2030 para mantener el calentamiento global por debajo de los 2 grados (meta planteada en el Acuerdo de París), al mismo tiempo que ayudan a las sociedades y economías a adaptarse al cambio climático.

Puedes leer: Las ciudades y el sector privado son cruciales para que Colombia reduzca en 51 % sus gases efecto invernadero

Asimismo, la restauración contribuye al logro de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030, incluida la eliminación de la pobreza y el hambre. Este es el caso de la restauración mediante sistemas agroforestales que, por sí sola, tiene el potencial de aumentar la seguridad alimentaria para 1.300 millones de personas. Además, la inversión en restauración también es compensada con creces en términos económicos: se estima que cada dólar invertido en restauración genera hasta ¡30 dólares en beneficios económicos!
 

En WWF le apostamos a la restauración


WWF trabaja en la implementación de proyectos de restauración en todo el mundo e incentiva ampliamente esta práctica. Al respecto, Marco Lambertini, director general de WWF Internacional, afirma: “Hoy, mientras el mundo busca asegurar un futuro resiliente, neutral en carbono y positivo para la naturaleza, debemos unirnos para detener el declive de la naturaleza, revertir su pérdida y encaminarla hacia la recuperación para 2030”.

Por ello, el 5 de junio, el Día Mundial del Medio Ambiente, WWF anunció su apoyo como socio mundial de la Década de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas, un llamado a la protección y reactivación de los ecosistemas, vitales para nuestras vidas y nuestro bienestar en todo el mundo. Esta década irá de 2021 a 2030 y ayudará a impulsar políticamente la restauración, así como a acelerar el impacto en la práctica.

En Colombia, la organización lleva años asumiendo la tarea. Hasta el momento, ha participado en procesos de restauración de ecosistemas de manglar en el Pacífico colombiano, de bosque seco tropical en la zona bananera del Cesar, y más recientemente de bosque húmedo tropical y transicional de la Amazonia-Orinoquia. Sin embargo, el camino aún es largo y la protección de la naturaleza no da espera. Aportemos desde ya a la restauración de ecosistemas porque ¡juntos es posible!
WWF ha participado en diferentes proyectos de restauración de ecosistemas en Colombia.
© Stefany Olaya/ WWF Colombia
WWF Colombia ha apoyado recientemente procesos de restauración de bosque húmedo tropical y transicional de la Amazonia-Orinoquia.
© Stefany Olaya/ WWF Colombia
Dona
Dona