Ante el racionamiento de agua, todos podemos ser consumidores responsables

Posted on 22 marzo 2024

La escasez de agua que hoy se registra en una parte del país viene acompañada de racionamientos que hacen un llamado a un uso más sostenible y responsable de este líquido.
En la actualidad, la crisis climática causa una serie de impactos en el agua de nuestro país y del planeta. La duración y frecuencia del Fenómeno de El Niño, el cual causa desecación de embalses, cuencas y represas, hoy ha generado que autoridades locales tomen medidas como el racionamiento para mitigar el consumo de agua. 

En ciudades como Bogotá ya se anunciaron suspensiones alternadas del suministro de agua, a partir del 11 de abril, debido al bajo nivel de los embalses. La medida busca ahorrar dos metros cúbicos por segundo de agua y garantizar el suministro en la actual coyuntura de niveles críticos de almacenamiento en los embalses, por cuenta del fenómeno de El Niño. 

¡Te contamos!: El nivel de los embalses en Colombia y su relación con el cambio climático y el fenómeno de El Niño

El racionamiento nos ayuda a conservar este recurso

Vivimos en una época en la que cualquier río, quebrada, laguna, morichal y otros pequeños humedales se pueden sacrificar en favor de satisfacer exclusivamente las necesidades humanas. Teniendo en cuenta esta realidad podríamos comenzar a tomar acción de esta manera: 
  • Incrementar nuestras fábricas de agua (páramos y acuíferos de aguas subterráneas) y no permitir que estos terrenos tengan un uso diferente. 
  • Velar por el cumplimiento de las leyes que protegen los humedales del país y la ronda hídrica, es decir, los bosques ribereños que acompañan los cursos de nuestros ríos, en un ancho de hasta 30 metros a cada lado, que aseguran microclimas favorables y previenen desastres y pérdidas de vidas humanas en épocas de inundación. 
  • Una vez usadas las aguas de nuestra ciudad, no enviarlas directamente al río a través de nuestro sistema de alcantarillado, sino tratarlas de tal manera que sea una obligación de devolver el agua en las condiciones de pureza en que las recibimos, es decir sin contaminación de residuos domésticos o industriales. 
  • Todos podemos ser consumidores responsables comenzando a preguntar por el origen de los bienes que compramos y tener preferencia por aquellos que se producen de manera sostenible con el ambiente. 
  • Cuidar nuestro consumo de agua tiene beneficios económicos directos reflejados en las facturas que pagamos mensualmente por estos servicios. 

¿Cuál es la importancia de racionar agua en un país tan biodiverso como Colombia? 

Colombia es una potencia en recursos hídricos y eso explica en gran parte porque es un país con mega biodiversidad. El agua contenida en los ecosistemas acuáticos, como los humedales, genera y mantiene una alta variedad de plantas, animales y otros microorganismos acuáticos que intercambian energía y materia entre ellos.  

Cuando llegan las lluvias, nuestros ríos inundan las sabanas, selvas y bosques, incrementando su fertilización natural y conectando diversas formas de vida que aprovecharán los nuevos recursos espaciales y alimentarios para reproducirse de manera efectiva. 

¿El agua está en todas partes? 


Es verdad que el agua está en todas partes, pero su distribución NO es igual en términos químicos (por la presencia de sal) y físicos (por sus estados gaseoso, líquido y sólido).  

Del 70 % de la superficie del planeta que es agua, solo el 2.5 % es agua dulce y menos del 1 % está disponible para consumo humano; estas cifras son conocidas, pero no significan nada en las acciones que la inmensa mayoría de las personas realizamos para cuidar e incrementar este líquido vital. 

¿Cuál es el papel de las comunidades locales en la conservación y el uso del agua? 

Nuestras comunidades indígenas, afro y campesinas siempre han cuidado las principales fuentes de agua de nuestro país y nos enseñan como vivir rodeados de agua y planifican el uso del territorio alrededor del agua. Si fortalecemos su gobernanza, cuidando sus líderes, fortaleciendo sus capacidades y apoyando su efectiva participación en la toma de decisiones gubernamentales y sectoriales, no solo los empoderamos, sino que nos aseguramos de tener los mejores guardianes de nuestros recursos naturales. 

¿Qué hace WWF por el agua y cómo trabaja para su protección?  

WWF trabaja con diversos actores gubernamentales y no gubernamentales, comunidades, aliados y socios en procesos de conservación y uso sostenible de humedales Ramsar y su biodiversidad asociada, la evaluación de la huella hídrica de sectores industriales, la producción sostenible de productos naturales y el fortalecimiento de capacidades de comunidades locales que permitan su empoderamiento y participación efectiva en el manejo de sus recursos hídricos. 
Cuidar nuestro consumo de agua tiene beneficios económicos directos reflejados en las facturas que pagamos mensualmente por estos servicios.
© Benjamin Clapp
Dona
Dona