Coalición internacional destaca los impactos positivos de la transición energética en la naturaleza

Posted on 21 abril 2023

CLEANaction publicó un primer informe que aborda la relación entre la transición energética y la protección de los ecosistemas, y resalta que todas las formas de energía renovable son mejores para la naturaleza que los combustibles fósiles.
Una transición energética centrada en la energía eólica y solar puede resultar en impactos ambientales significativamente reducidos en comparación con otros tipos de energía renovable, aunque, en condiciones determinadas, otro tipo de renovables pueden ser las más idóneas.

Esta es una de las principales conclusiones del primer informe de la Coalición Vinculando Energía y Naturaleza para la acción (CLEANaction, en inglés), una alianza entre distintas organizaciones no gubernamentales que busca abordar cómo la transición a las energías renovables ofrece oportunidades para restablecer la relación rota entre la producción de energía y la naturaleza.

El reporte también confirma que, incluso cuando se considera la gama completa de impactos ambientales, que comprende desde el abastecimiento de materias primas hasta la operación final, generar y almacenar energía a partir de fuentes renovables es mucho menos perjudicial para el medio ambiente que el uso de combustibles fósiles.

Según las proyecciones de la Agencia Internacional de la Energía, para limitar el calentamiento global a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales y evitar los peores riesgos del cambio climático -como lo establece el Acuerdo de París-, las energías renovables deberán tener una participación de más del 90% de la generación de electricidad para el 2050.

En este escenario, el informe de CLEANaction explica cómo, en la actual década, vital para la acción, el potencial de impactos negativos de la transición energética puede gestionarse cuidadosamente para garantizar que se prioricen las tecnologías de energía renovable que causen menor afectación a la naturaleza.

Un nuevo modelo económico circular y energéticamente eficiente es esencial para reducir los impactos medioambientalesFotografía: Luis Barreto | WWF-UK

Dean Cooper, líder global de energía de WWF, señaló que “el cambio climático está causando estragos en todo el mundo y, junto con la pérdida de hábitat y la sobreexplotación, es una de las principales causas de la reducción de la biodiversidad. Esta pérdida de biodiversidad y de la absorción y el almacenamiento de carbono natural, que permiten los ecosistemas saludables, exacerba la crisis climática y amenaza la salud y el bienestar de la humanidad en todo el mundo. Todos debemos cambiar urgentemente a energía 100% renovable, pero debemos tener cuidado de proteger y regenerar la naturaleza al mismo tiempo”.

Por su parte, Jonathan Sánchez Rippe, especialista sectorial y corporativo en cambio climático y biodiversidad en WWF Colombia, agregó que “los países de América Latina se pueden involucrar mediante el reconocimiento de que una transición energética sin naturaleza no podrá ser justa, y esto solo se logra teniendo plenamente en cuenta el impacto social y generando una alteración mínima de la naturaleza con las fuentes de energía renovable”.

Sobre el caso particular de Colombia, Sánchez Rippe afirma que, dentro de las Contribuciones Nacionales Determinadas de Colombia, se contempla el aumento de la capacidad instalada de energías renovables y alcanzar una meta de reducción de Gases de Efecto Invernadero en un 51 %.

“Al igual que lo menciona el reporte, este crecimiento debe darse minimizando los impactos en la naturaleza. Colombia está en un momento álgido. El país viene construyendo su Estrategia Nacional de Transición Energética Justa, en la que la apuesta sobre las energías renovables como solar y eólica son claras, pero también la eficiencia energética, hidrógeno verde y bioenergía. El informe arroja elementos que pueden servir a las empresas y a los gobiernos, relacionando herramientas que ayudan a tomar mejores decisiones para mitigar los efectos adversos sobre la naturaleza”, argumenta Sánchez Rippe.

El mapeo existente a escala global de sitios para instalar generadoras de energía eólica y solar indica que hay suficientes áreas que tienen un bajo conflicto con la biodiversidad, y así lograr las proyecciones de la Agencia Internacional de Energía hacia una matriz de generación consistente con mantener el aumento de la temperatura global por debajo de 1.5ºC, un umbral crucial para evitar los impactos más catastróficos del cambio climático en las personas y la naturaleza.

También se necesitan cambios significativos en la forma como obtenemos y rastreamos los materiales para desarrollar nuestra infraestructura energética, como las tierras raras, usadas principalmente en equipos de generación de energía renovable. Un nuevo modelo económico circular y energéticamente eficiente es esencial para reducir los impactos medioambientales, según el informe.

CLEANaction es una coalición de organizaciones no gubernamentales, empresas líderes, organismos gubernamentales e instituciones financieras establecida en reconocimiento de la necesidad urgente de una transición global y justa hacia un sistema de energía renovable de bajo impacto y sensible a la naturaleza. Los miembros fundadores son WWF, IRENA, ICLEI, The Nature Conservancy, Birdlife International y Alliance for Rural Electrification.
Colombia contempla el aumento de su capacidad instalada de energía renovable y alcanzar la meta de reducción de Gases de Efecto Invernadero, un objetivo que debe darse minimizando los impactos en la naturaleza.
© Luis Barreto | WWF-UK
Dona
Dona