Así se ha conservado la Estrella Fluvial Inírida durante los últimos 8 años

Posted on 02 febrero 2022

En el Día Mundial de los Humedales se lanza el libro que recoge las experiencias desarrollando el Plan de Manejo, en el que las comunidades participan como autores y editores.
Reconocerse como vecinos, identificar sus problemáticas, organizar el territorio y crear estrategias que contribuyan a la conservación y al buen uso, ha sido el trabajo de más de ocho años de comunidades e instituciones en la Estrella Fluvial Inírida (EFI). Este grupo de humedales está entre los departamentos de Guainía y Vichada y fue designado como sitio Ramsar, de importancia internacional, en 2014 debido a su riqueza en especies, agua y cultura.

Para Rosa, mujer del pueblo Curripaco y habitante de la EFI, ha sido un gran logro estar involucrados en el ordenamiento y planificación de su territorio. Ella y otras personas de comunidades indígenas y campesinas conformaron la Mesa Ramsar, una instancia colectiva que ha facilitado la participación en la toma decisiones por parte de las comunidades e incidir en la construcción e implementación del Plan de Manejo Ambiental (PMA) de este Sitio Ramsar. Esto ha significado para sus habitantes, una oportunidad de conservarlo y usarlo sosteniblemente.

También puedes leer: Inírida la nueva estrella Ramsar de la conservación

El PMA fue desarrollado de manera conjunta entre las comunidades locales y entidades como el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Norte y Oriente Amazónico (CDA), con el apoyo de organizaciones como Fundación Omacha y WWF Colombia. Allí fueron priorizados temas como el ordenamiento pesquero y el fortalecimiento de capacidades, como principales líneas de trabajo.


Planes que no quedan solo en papel


Después de tener el documento del PMA, la clave era ponerse manos a la obra y desarrollar estrategias para cumplir lo planeado. Una de las primeras actividades fue el Conversatorio de Acción Ciudadana, un proceso que comenzó en 2016 y formó a 45 líderes en temas como ordenamiento pesquero, biología de la conservación, formación política y ciudadana y comunicaciones, durante año y medio.

Esta fue la primera vez que comunidades locales incidían en la toma de decisiones de su territorio. Se trató de un paso histórico para ellos, pues de las propuestas construidas durante los espacios y presentadas a las instituciones se lograron 24 acuerdos.

Para conocer más del proceso puede ver:


La pesca, como el recurso más importante para el territorio


En cuanto al ordenamiento pesquero en 2015 continuó un proceso que se adelantaba con la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (AUNAP), la CDA y WWF Colombia, y surgió el grupo de monitores locales de pesca de consumo. De esta manera, las propias comunidades empezaron a desarrollar un registro diario de los peces que hacen parte de su alimentación.

Hasta el momento, se han registrado 364 especies distribuidas en cuatro ríos, que este recurso sea fundamental para la seguridad y soberanía alimentaria de sus habitantes. Además, de allí sale el 50% de los peces ornamentales que exporta Colombia, por lo que son una parte fundamental de los ingresos económicos para la región.

Puedes ver: Ordenamiento pesquero en la EFI

Por esta importancia de los peces para la economía de la EFI, la participación de las comunidades locales en el monitoreo es fundamental para llevar un registro real de lo que sucede en el territorio. Gracias a los monitoreos realizados por las comunidades, se ha evidenciado que se está presentando una disminución en la talla de los peces (es decir, estos ya no llegan a los mismos tamaños cuando alcanzan su madurez sexual, sino que son más pequeños). Esta situación perjudica a los pescadores que no pueden cumplir con las tallas mínimas establecidas por la Aunap, por lo que estas tallas están siendo revisadas.

Te puede interesar: El grupo de indígenas que estudia sus peces en la Estrella Fluvial Inírida

La preocupación de la comunidad y las organizaciones involucradas por la pesca de ejemplares por debajo de las tallas mínimas de captura, la disminución de los peces y el uso de artes de pesca no reglamentarios llevó a expedir una resolución en diciembre del 2020 que contempla la sostenibilidad de los recursos pesqueros, planificación y ordenamiento en los territorios y finalmente gobernanza participativa.
 

La experiencia completa de este sitio Ramsar, ahora es un libro


Estas acciones y logros se han obtenido gracias a la implementación del Plan de Manejo Ambiental. Se trata de experiencias que ahora están recogidas en una publicación realizada entre diferentes voces e incluye el Plan de Manejo Ambiental y tácticas detalladas hacer realidad la conservación de la Estrella Fluvial durante más de siete años.

El libro el “Plan de Manejo Ambiental (PMA) del sitio Ramsar Estrella Fluvial Inírida: avances en el conocimiento, conservación y uso sostenible de su biodiversidad”, se lanza este 2 de febrero, en la celebración del Día Mundial de los Humedales. Este libro tiene un gran significado para las comunidades que, además de ser editores, son autores de tres capítulos. En estos cuentan lo que para ellos ha significado la creación de la Mesa Ramsar, sus aprendizajes y retos, así como los avances en el monitoreo de pesca y fauna de cacería.

Este libro hace parte del esfuerzo de las comunidades locales e institucional, en cabeza del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, en conjunto con la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Norte y el Oriente Amazónico - CDA, la Autoridad Nacional para Acuicultura y Pesca - AUNAP y organizaciones no gubernamentales como WWF Colombia, con el apoyo del proyecto GEF Corazón de la Amazonía. 
La Estrella Fluvial Inírida es uno de los 12 sitios Ramsar de Colombia (es decir, de importancia internacional) y el tercero más grande del país, designado así por su riqueza en pesca, biodiversidad y cultura.
© Jorge García Melo
En el Día Mundial de los Humedales se lanza el libro que recoge las experiencias desarrollando el Plan de Manejo, en el que las comunidades participan como autores y editores.
© Jaime Cabrera
Dona
Dona