12 especies de plantas amenazadas en Colombia | WWF

12 especies de plantas amenazadas en Colombia

Posted on
05 agosto 2020
​En Colombia hay 796 especies vegetales amenazadas por cuenta de problemáticas como el cambio climático, la deforestación y la extracción de madera ilegal. Elegimos doce especies emblemáticas y les contamos qué podemos hacer para aportar a la disminución de los riesgos que enfrentan. 

 Las plantas no solo son fuente de alimento y de materias primas, son ecosistemas en sí mismas. Purifican el aire, regulan los ciclos del agua, conforman hábitats para millones de especies, soportan el sistema de vida del que hacemos parte (con procesos como la fotosíntesis y polinización) y nos dan belleza paisajística e inspiración. Sin embargo, cientos de ellas hacen parte de alguna categoría de amenaza tanto a nivel nacional como internacional.

Solo en Colombia, hogar de más de 27.000 especies de plantas, 796 especies están categorizadas en alguna escala de amenaza ¿Las razones? La deforestación para la realización de actividades como la minería ilegal, los cultivos ilícitos y la ganadería extensiva; el cambio climático (sequías, incendios, olas de calor, inundaciones); y la extracción ilegal de madera —en el país, 47% de la producción total de madera es ilegal—, entre otros.

“La sobreexplotación de muchas especies de flora está ligada a temas comerciales, por ejemplo, en el caso de algunos árboles, las empresas solo utilizan las especies más conocidas en el mercado, que son las vulnerables, y no permiten que se regeneren o cumplan ciclos de reproducción. Tampoco invierten en investigación ni tecnología para el uso de especies menos conocidas que puedan darle un respiro a las más amenazadas”, dice Miguel Pacheco, especialista forestal de WWF-Colombia.

Solo en árboles, Colombia tiene alrededor de 5.700 especies. Sin embargo, las que sufren mayores presiones de la industria maderera son las que tienen maderas más finas, es decir, las que tienen propiedades las hacen muy resistentes a picaduras de insectos, torceduras, agrietamientos y otros defectos. “En su mayoría no requieren tanta inversión antes de ser comercializadas, lo que las hace más vulnerables”, apunta Pacheco.

Añade que informarse sobre las especie que están en vías de extinción o en alguna categoría de amenaza; evitar la compra de vida silvestre y elegir madera legal, son algunas de las acciones que cualquier persona puede tomar para reducir las amenazas que enfrentan las especies vegetales.

Seleccionamos12 especies vegetales que enfrentan riesgos a nivel nacional y, en algunos casos, a escala mundial: reseñadas en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), un inventario mundial que alerta sobre del estado de la biodiversidad mundial. Aquí se las presentamos:
 

¡Ayúdanos a detener la deforestación de nuestros bosques! únete a WWF con tu aporte aquí.



Especies maderables


Abarco (Cariniana pyriformis)


Crece en el norte del Chocó, en el valle del río Sinú y en la región del Catatumbo. Produce una madera de alta resistencia por lo que es utilizada para el sector de construcción y para producir artesanías. La sobreexplotación, tala y apertura de tierras para agricultura y ganadería extensivas han reducido su población en más del 80% en los últimos 100 años.

Categoría nacional: Peligro crítico (CR)
Categoría global: Casi amenazada (NT)


Cedro (Cedrela odorata)


El cedro se distribuye por toda América Tropical, desde el norte de México hasta el Norte de Argentina y las Antillas del Caribe. En Colombia, ha sido registrada en todos los departamentos, excepto Guainía, Norte de Santander, Vaupés y Vichada. Se usa para la elaboración de muebles, puertas, instrumentos musicales, artesanías, entre otros. El 60% de sus poblaciones se ubican en regiones de explotación intensiva, razón por la que ha sido declarado en amenaza.

Categoría nacional: En Peligro (EN)
Categoría global: Vulnerable (VU)


Chanul (Humiriastrum procerum)


Solo ha sido registrado para los bosques del Pacífico colombiano y ecuatoriano en alturas inferiores a los 800 m. Crece sobre las colinas en los bosques húmedos tropicales de tierra firme. Su madera tiene una gran cantidad de usos como construcciones navales, vigas, pisos, escaleras y muebles. Todas las zonas en las que se ha encontrado son de alta explotación maderera.

Categoría nacional: Peligro crítico (CR)
Categoría global: Vulnerable (VU)



Palmas


Palmas Mararay de San Carlos (Aiphanes leiostachys)


Produce varios tallos espinosos de hasta tres metros de altura. Las únicas plantas de esta especie conocidas hasta el momento en todo el planeta son las ocho palmas que crecen en el bosque en este municipio antioqueño, en una cascada conocida como La Chorrera.  

Categoría nacional: Peligro crítico (CR)
Categoría global: En peligro (EN)
 

Coquito esbelto (Reinhardtia gracilis)


Distribuida en la vertiente Atlántica de Centroamérica, desde México hasta Panamá, y un área aledaña en Colombia, hasta 1300 m de elevación. En el país es apreciada como una planta ornamental. La zona de bosque húmedo tropical a la que pertenece ha sido objeto deforestación para actividades agropecuarias, especialmente el piedemonte de la Serranía del Darién.

Categoría nacional: Peligro crítico (CR)
Categoría global: no aparece


Mararay macanillo (Aiphanes graminifolia)


Es una especie conocida solamente en la vertiente occidental de la Cordillera de Oriental, en el departamento de Santander. Crece al interior de un relicto de bosque húmedo premontano, ecosistema dominado por robles en su parte más alta. Por su ubicación reducida, su conservación no está asegurada.

Categoría nacional: Peligro crítico (CR)
Categoría global: no aparece
 

Orquídeas


Masdevallia apparitio


Conocida de una sola localidad en el norte de la Cordillera Occidental de Colombia en el municipio de Urrao (departamento de Antioquia), entre 1800 y 2200 m de altitud. Tiene un uso ornamental. Su mayor amenaza es la destrucción de su hábitat por cuenta de la deforestación.

Categoría nacional: Peligro crítico (CR)
Categoría global: Peligro crítico (CR)


Restrepia aspasicensis


Se ha registrado en la Cordillera Oriental, en la región del municipio de Aspasica (Norte de Santander). Posiblemente también se encuentra en el occidente de Venezuela. Tiene usos ornamentales, a pesar de tener un tamaño pequeño. La deforestación y destrucción de su hábitat es su principal amenaza.

Categoría nacional: Peligro crítico (CR)


Azucena (Cattleya quadricolor)


Está en la cuenca alta del río Cauca (y posiblemente en la cuenca del río Garrapatas-San Juan) en los departamentos de Valle del Cauca, Quindío y Risaralda. Hasta la década de 1940, aún era abundante en los remanentes de bosque en el norte del Valle del Cauca, desde Bugalagrande hacia el norte, por las laderas del Quindío y Risaralda. Sin embargo, su recolección excesiva desde hace más de cien años y la disminución de su hábitat por la deforestación ha tenido un impacto negativo sobre sus poblaciones.

Categoría nacional: En peligro (EN)
Categoría global: no aparece


Flor de mayo (Cattleya trianae)


Se encuentra en la ecorregión del Alto Magdalena, en los departamentos de Cundinamarca, Tolima y Huila. Es una especie endémica y es la flor emblemática del país. Su recolección excesiva desde hace más de 50 años, sumada a la deforestación de las selvas de climas cálidos y templados a las que pertenece, han acabado con algunas de sus poblaciones.

Categoría nacional: En peligro (EN)
Categoría global: no aparece


Bromelias Billbergia ambigua


Es una especie endémica del norte de la Cordillera Central de Colombia, conocida solo en la localidad de Providencia (cuenca del río Anorí), en el departamento de Antioquia. Se ha registrado en un bosque húmedo tropical, ecosistema que ha sufrido distintas amenazas: desde la extracción de oro (iniciada en la década de 1940) hasta el establecimiento de cultivos ilícitos . Se calcula que su presencia en el territorio es inferior a los 100 km2.

Categoría nacional: Peligro crítico (CR)
Categoría global: no aparece


Bromelia nidus-puellae


Especie endémica del valle medio del río Magdalena. Habita en formaciones de bosque seco tropical. Hay registros históricos de su cultivo a pequeña escala, pero es posible que esté casi extinta, pues es muy susceptible a la alteración de su hábitat. Se dice que de existir aún, tendría una presencia en menos de 100 km2.

Categoría nacional: Peligro crítico (CR)
Categoría global: no aparece

*Las categorías son establecidas por el Libro rojo de plantas de Colombia que a su vez sigue los criterios propuestos por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. La clasificación propuesta en este artículo toma como fuente principal el Libro rojo.

¡Ayúdanos a detener la deforestación de nuestros bosques! únete a WWF con tu aporte aquí

Dona
Dona