El momento de un despertar ambiental

Posted on 18 mayo 2021

Hola, soy Claudia Bahamón, embajadora colombiana de WWF y me llena de alegría contarles que he presenciado de cerca los orígenes de este “eco despertar” que muestra en cifras contundentes el reporte Public Sentiment & Nature.
Hablar y sensibilizar a otros sobre el amor que siento por la Tierra, compartir alertas sobre temas urgentes para toda nuestra sociedad (ciudadanos y gobernantes), como la necesidad de actuar para mitigar el cambio climático y evitar la pérdida de naturaleza, no es algo reciente en mis redes sociales.

La acción ambiental y el aprendizaje constante sobre los retos que enfrenta nuestro planeta me han acompañado durante los últimos 12 años. Y en este camino he visto como otros comienzan a andarlo conmigo.

He querido ser inspiración y mover ruedas positivas a favor de la naturaleza y las personas, y ser embajadora de WWF, me ha abierto más posibilidades en ese proceso. Hace poco más de un año, mi labor en redes sociales dió un paso adelante. Construí una plataforma donde puedan acudir personas que quieren aprender de sostenibilidad, consumir de manera sostenible y vivir de manera más consciente. Así nació Be Clá, y sé que no hubiera sido posible sin este ecodespertar que registra el reporte.

A lo largo de los años, he atestiguado como a través de las redes sociales, las personas hemos tenido la posibilidad de entablar “conversación”. Ya no somos solo receptores de contenidos enviados unidireccionalmente por un medio convencional de comunicación. Logramos un espacio para reaccionar y reflexionar ante lo que leemos, y empezamos a ofrecer nuestros propios contenidos, a acceder de manera directa a organizaciones, científicos, educadores, artistas, escritores… a una gama antes no imaginada de “fuentes conocedoras” que sintonizan su sentimiento con una nueva conexión con la naturaleza, menos utilitaria y más respetuosa.

En los últimos 5 años más personas han entendido que nuestros alimentos, medicinas, ropa, hogares y objetos dependen de lo que la naturaleza y sus ecosistemas ofrecen y que necesitamos un planeta sano para que nuesta sociedades se mantengan. Cada vez son más las personas que defienden hábitats sanos para humanos, plantas y animales, y alzan su voz muy fuerte para recuperar ese planeta de naturaleza extraordinaria en el que yo alcancé a nacer. Porque siendo niña, ese lugar rodeado de naturaleza en el que pasé gran parte de mi infancia, me hizo experimentar un mundo maravilloso que con el paso de los años se ha transformado hasta la alerta roja en la que estamos. Por eso quise aprender, cambiar e inspirar a otros a hacerlo. Sin embargo, no ha sido un camino fácil.

Al inicio sentí mucho rechazo. Muchos pensaban que debía dedicarme a hablar solo de temas que corresponden a la industria en la que trabajo hace 20 años: la del entretenimiento. Una industria en la que considero cada vez más, que las marcas o productos deben apostar por ser sostenibles. Los que me juzgan olvidan que una naturaleza sana no es cuestión de religiones o de creencias personales. Todos necesitamos agua, aire limpio y alimentos diarios para subsistir. Así que me liberé de los prejuicios, dejé atrás los señalamientos, concentré mis intenciones en hacer realidad algo que también me motiva y enfocarme en mi propósito ser una aprendiz permanente, absorber todo el conocimiento que pueda, cambiar hábitos, pasar la voz y alzarla fuerte por nuestra Tierra.

Hoy siento que este camino ha valido la pena, recibo muchos “gracias por haber insistido”, y muchas personas me preguntan “¿qué podemos hacer?” porque quieren tomar acción y partido a favor de la naturaleza. Y en un camino que empecé sola, hoy veo muchísimos más generadores de contenido apasionados por el medio ambiente.

Los creadores de contenidos con grandes audiencias como yo, estamos replicando esta compresión y empujando una bola de nieve positiva y gracias a las cifras y datos que ustedes aquí han registrado, veo que es absolutamente consecuente con lo que he experimentado en todo este tiempo.

Para mí, actuar a favor de la naturaleza y el clima no es solo importante. Es una cuestión de vida o muerte. No quiero dejar a mis hijos un mundo donde tengan que “sobrevivir”. Quiero que vivan como lo hice yo de manera privilegiada en mi infancia. Creo que nadie quiere vivir su ancianidad o dejar a sus hijos y nietos la pesadilla de migraciones por cambio climático, extinciones, hambre y enfermedades emergentes.

Lograr que millones actuemos es prioritario porque hasta ahora nuestros gobernantes y sectores productivos se han hecho los sordos. Ellos también “deben eco despertar” y nosotros invitarlos con firmeza a hacer parte del momento en el que los seres humanos dimos el timonazo necesario para enrumbar este barco planetario y evitar que se hundiera.

Soy obstinadamente positiva con respecto al cambio climático y sus consecuencias. Este rasgo me permite mantener la visión de un mundo mejor. Y me llena de mayor esperanza saber que cada vez somos más las personas interesadas en hacer algo para resolver la crisis de la naturaleza. Los invito a compartir conmigo mi optimismo y a utilizar todo lo que aprendamos para equiparnos y formar parte de la fuerza a favor del cambio.

Si eres un consumidor, un votante, un trabajador, un padre de familia sé parte de esta revolución para conseguir este cambio. Las acciones colectivas nos impulsan a conversaciones para un cambio influyente y necesario. Y sobre todo, urgente. Ha llegado el momento de abrir los ojos y ser parte de este deslumbrante eco despertar.

Claudia Bahamón @claudiabahamon
Claudia Bahamon, parte de los 20 del 20
© WWF
Dona
Dona