La solución para el problema de la contaminación plástica es un tratado global de la ONU | WWF

La solución para el problema de la contaminación plástica es un tratado global de la ONU

Posted on
15 octubre 2020
• Un nuevo informe de WWF, la Fundación Ellen MacArthur y Boston Consulting Group muestra que la solución más ambiciosa para frenar la contaminación con residuos plásticos es adoptar un tratado internacional de la ONU de carácter obligatorio.
• Las tres organizaciones urgen a los estados miembros de la ONU a hacerlo y 29 grandes empresas a nivel global se unieron al llamado con un manifiesto en el que invitan a otras compañías a sumarse.
• Tanto las organizaciones como las empresas reconocen que “no hay tiempo que perder” y esperan que en la próxima conferencia de la ONU se presente una resolución para iniciar las negociaciones del tratado.

Octubre, 2020. Aunque en los últimos cinco años se han duplicado los esfuerzos y regulaciones para detener la contaminación por residuos plásticos, cada año en los océanos terminan más de 11 millones de toneladas de plástico. Por eso WWF, la Fundación Ellen MacArthur y Boston Consulting Group (BCG) recomiendan una solución coordinada y ambiciosa para resolver el problema de raíz, reforzando las medidas existentes: un tratado internacional de carácter obligatorio para frenar la contaminación por residuos plásticos. 
 
La conclusión es parte del informe ‘El caso empresarial de adopción de un tratado de la Organización de Naciones Unidas para frenar la contaminación plástica’, publicado el 14 de octubre. Las tres organizaciones que hicieron el estudio recomiendan a los países que hacen parte de la Organización de Naciones Unidas, ONU, adoptar este tratado, un llamado al que se suman 29 grandes empresas en el mundo, en respuesta a la urgencia de complementar la regulación y las medidas voluntarias existentes y acelerar el camino hacia una economía circular de los plásticos.  
 
El informe revela condiciones claras para que los gobiernos y las empresas avancen en la solución del problema. De acuerdo con los autores, el tratado global es necesario porque establece objetivos globales y metas obligatorias, junto con planes de acción y medición, además de mejorar la planificación en las inversiones, estimular la innovación y coordinar el desarrollo de la infraestructura. Si bien las iniciativas voluntarias pueden generar cambios entre las industrias más grandes, se necesita un enfoque de carácter obligatorio a nivel internacional para lograr el cambio necesario en toda la industria. 
 

Las empresas se comprometen en una solución real 

 
Entre las 29 empresas globales que respaldan este tratado  están Amcor, productora de envases y empaques; Borealis, del sector de los químicos; Danone, Mars y Nestlé, de la industria de alimentos y bebidas; H&M, comercializadores de ropa; PepsiCo y Coca-Cola Company, compañías de bebidas; los supermercados Tesco y Woolworths; y Unilever, de bienes de consumo. 
 
Las empresas publicaron un manifiesto en el que señalan que “no hay tiempo que perder”, consolidándose esta como la primera acción corporativa colectiva que pide a los gobiernos que adopten un tratado para detener la contaminación por basura plástica. 
 
“En los últimos años hemos visto una creciente demanda de las personas para detener la contaminación por residuos plásticos. Algunos gobiernos e industrias se unieron con acciones voluntarias, pero para frenar la crisis actual necesitamos un tratado global que reconozca la escala del problema. Si bien las empresas tienen la responsabilidad de abordar la contaminación dentro de sus propias cadenas de suministro, es vital un cambio sistémico más amplio. La crisis de la contaminación plástica se creó en unas pocas décadas y podría termina en una sola. Pero solo si actuamos ahora, juntos”, dijo Cristianne Close, directora de Práctica de Mercados de WWF Internacional. 
 
Se espera que se presente una resolución para iniciar negociaciones sobre dicho tratado en el quinto período de sesiones de la Asamblea Ambiental de las Naciones Unidas (UNEA 5) en febrero de 2021. En sesiones anteriores, la Asamblea reconoció la contaminación plástica como un problema global que, de acuerdo con un examen de UNEA en 2017, cuenta con un marco legal internacional fragmentado e ineficaz. Tanto el informe como el manifiesto empresarial destacan la necesidad urgente de desarrollar y adoptar el nuevo tratado lo antes posible. 
 
“Hemos visto importantes medidas adoptadas por empresas y gobiernos para abordar la contaminación plástica en los últimos años. Más de 500 organizaciones han firmado el Compromiso Global de la Nueva Economía del Plástico, estableciendo objetivos claros para lograr que el plástico no termine como residuo o contaminación. Pero las iniciativas voluntarias por sí solas no son suficientes para resolver el problema y creemos que los gobiernos y los políticos desempeñan un papel vital. Un acuerdo global vinculante que se base en la visión de una economía circular para el plástico puede garantizar una respuesta internacional unificada a la contaminación plástica que coincida con la escala real del problema”, dijo Dame Ellen MacArthur, fundadora y presidenta de la Fundación Ellen MacArthur. 
 
El manifiesto empresarial que pide un nuevo tratado está abierto a nuevos signatarios en www.plasticpollutiontreaty.org .WWF, la Fundación Ellen MacArthur y BCG invitan a  más empresas a unirse a la convocatoria. 
 
“Para las empresas, un acuerdo global podría aliviar la complejidad de sus operaciones, simplificar los informes y facilitar la inversión en toda la cadena de valor del plástico”, dijo Jesper Nielsen, líder de Práctica de Sostenibilidad e Impacto Social en Europa Occidental, África y Sudamérica, del Boston Consulting Group.
 
Además del fuerte respaldo de las compañías y organizaciones al tratado, cerca de dos millones de personas en todo el mundo firmaron una petición para que los países lo adopten y más de la mitad de los estados miembros de la ONU han declarado oficialmente que están abiertos a considerar la opción de un nuevo acuerdo global, incluidos los de África, el Báltico y el Caribe, los países nórdicos y del Pacífico, así como la Unión Europea. 
 
El informe ‘El caso empresarial de adopción de un tratado de la Organización de Naciones Unidas para frenar la contaminación plástica’ está disponible aquí. 
 
 

Dona
Dona