¿Por qué debería importarnos el colapso de las especies de agua dulce? | WWF
¿Por qué debería importarnos el colapso de las especies de agua dulce?

Posted on 20 septiembre 2020

El nuevo Informe Planeta Vivo de WWF ha confirmado nuestros peores temores. Las poblaciones de especies de agua dulce continúan cayendo de forma acelerada: un 84% en promedio en los últimos 50 años.
Por: Stuart Orr @Stuart_Orr, líder de Agua Dulce de WWF

Publicado originalmente en Medium.com

El nuevo Informe Planeta Vivo de WWF ha confirmado nuestros peores temores. Las poblaciones de especies de agua dulce continúan cayendo de forma acelerada: un 84% en promedio en los últimos 50 años.

Si bien esa impactante estadística cuenta la historia de décadas de disminución en la abundancia general de vida de agua dulce, también incluye historias de extinción, incluida la mayor pérdida de este año: el pez espátula del Yangtze. Y lamentablemente, muchas otras especies de agua dulce se dirigen hacia el mismo destino.

Pero no es una coincidencia que la confirmación del colapso de las especies de agua dulce se produzca un par de meses después de que la ONU anunciara que el mundo está desviado en el cumplimiento del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 6: proporcionar agua para todos. Pocas personas conectan estos dos sucesos, pero la pérdida de biodiversidad de agua dulce es la señal más clara de que no estamos en camino de lograr ese objetivo esencial. Destruir los ecosistemas de agua dulce de los que dependen nuestras sociedades y economías no es un camino hacia el desarrollo sostenible.

La sostenibilidad del agua tiene que incorporar la protección de los ecosistemas. Sin embargo, los planificadores del agua, las agencias de desarrollo y los gobiernos continúan tratando el agua como un insumo económico, nada más. Los ríos se consideran poco más que tuberías y alcantarillas, los humedales como espacio desperdiciado para pavimentar o drenar, las llanuras aluviales como sitios para el desarrollo de viviendas. El resultado: los ríos, lagos y humedales que literalmente sustentan la vida están siendo destruidos por políticas y proyectos miopes.

Te puede interesar: La disminución masiva en las poblaciones migratorias de peces de agua dulce podría amenazar la vida de millones

¿Cómo lo sabemos? Porque ahora contienen solo el 16% de la biodiversidad que había en ellos en 1970. Es casi imposible comprender que hemos perdido tanto y, aún más incomprensible, que estos ecosistemas agonizantes sigan siendo tan subestimados. Nuestras civilizaciones se fundaron sobre ríos.

Nuestras ciudades más grandes se desarrollaron a su alrededor. Los ríos saludables brindan a la humanidad una serie de beneficios invaluables más allá del agua, como las pesquerías que alimentan a millones de personas, los campos de llanuras de inundación fértiles, los deltas resistentes y la protección contra inundaciones y sequías extremas. También sustentan una biodiversidad extraordinaria. O mejor dicho, lo hacían.

¿Cómo curamos esta ceguera frente a la importancia del agua? ¿Cómo podemos hacer que la gente vea el valor real del agua? Quizás la pandemia de COVID-19, que ha puesto en evidencia la importancia de este recurso para la salud humana, pueda ayudar a que muchos abran los ojos. Pero tampoco estarían enterándose de nada nuevo. Aún así, tres mil millones de personas todavía carecen de instalaciones básicas para lavarse las manos y las enfermedades transmitidas por el agua siguen siendo algunas de las principales causas de muerte en el mundo.

Solía ​​pensar que las empresas y los financieros escucharían al Foro Económico Mundial, que ha pasado la última década advirtiendo sobre el riesgo que representan las crisis del agua para la economía mundial. Pero muy pocas empresas parecen haber prestado atención: la mayoría de ellas no están buscando soluciones para reducir su adicción al agua. La comunidad de donantes tampoco tiene mucho de qué alardear. Son demasiados los proyectos de desarrollo hídrico con los que han contaminado, represado, desviado y destruido ecosistemas hídricos vitales sin tener una comprensión profunda de lo que significaron sus acciones o de los problemas que finalmente crean.

Te puede interesar: Más de 500 represas se planean construir en áreas protegidas

 ¿Cuántas evaluaciones de impacto ambiental (de las que realmente se realizaron) en presas, canales de navegación y defensas contra inundaciones profundizaron alguna vez en los impactos más allá de la transformación inmediata del proyecto? La dinámica de los ríos, los pulsos de crecidas naturales, los flujos de sedimentos y las pesquerías de agua dulce, además de las necesidades y derechos de innumerables comunidades que dependían de ellos, se consideraron insignificantes. O no se tuvieron en cuenta en absoluto. Y todavía no lo han sido, por lo que quienes toman las decisiones siguen cometiendo los mismos errores.

Tomemos como ejemplo el Mekong: un río que está siendo estrangulado hasta la muerte por proyectos de desarrollo que se suponía que iban a mejorar la vida de los más vulnerables. Las represas hidroeléctricas mal planificadas están devastando la pesquería de agua dulce más grande del mundo y, combinadas con la extracción de arena insostenible, están privando al delta del sedimento que necesita para mantenerse por encima del nivel del mar.

¿El resultado? La seguridad alimentaria y los medios de vida de millones de personas están en peligro, como también lo están las economías prósperas y uno de los cultivos de arroz más ricos del mundo. En muchos casos, la misma tierra que está debajo de las casas y las personas se está erosionando, mientras que el agua salada inunda sus campos. Todo porque nunca los tuvieron en cuenta en varias décadas de proyectos de desarrollo río arriba.

No hace falta decir que la biodiversidad de agua dulce en el Mekong ha estado mostrando señales de advertencia durante años. Los delfines de río ahora están confinados en Camboya y su número es inferior a 100. Los peces icónicos como el bagre gigante, la mantarraya gigante, la lengüeta gigante y el bagre devorador de perros casi han desaparecido.

Y, sin embargo, todavía se planean nuevas mega represas en el Mekong en Laos – ignorando los impactos devastadores en las personas (y los mega peces) río abajo–, a pesar de que el costo cada vez menor de las energías renovables de bajo impacto, como la solar y la eólica, significa que hay alternativas distintas a la energía hidroeléctrica dañina.

Te puede interesar: Solo un tercio de los ríos más largos del mundo fluyen libremente

Creíamos que nuestras decisiones de construir represas y desviar ríos para obtener energía e irrigación valían la pena. Y muchas de ellas lo hicieron. Pero yo, y un número cada vez mayor de personas, estamos cansados ​​de intercambiar los ríos que fluyen libremente, los humedales saludables y la biodiversidad de agua dulce restantes por opciones de desarrollo más pobres. Existen soluciones, innovaciones y alternativas efectivas, sin mencionar la ciencia y la evidencia que demuestra que nuestro enfoque del agua no ha funcionado.

Como conservacionistas, debemos examinar y ser honestos acerca de dónde se han quedado cortos nuestros propios esfuerzos. Al mismo tiempo, tenemos que gritar que todavía es posible revertir el declive. La población de delfines del río Indo, en Pakistán, ha crecido de 1200 individuos a poco menos de 2000 gracias a los esfuerzos de conservación colaborativos. Los castores están volviendo a partes de Europa en donde no han vivido durante siglos. La remoción de represas en América del Norte ha permitido que las poblaciones de peces se recuperen a una velocidad increíble.

Entonces sabemos que podemos revivir nuestros ríos, lagos y humedales agonizantes. Pero solo si hacemos las cosas de manera diferente: es hora de que la conservación del agua dulce, y por supuesto la gestión del agua, sea inusual. No estoy diciendo que necesitemos evocar nuevas soluciones: no es así.

Los gobiernos pueden comenzar a implementar el Plan de Recuperación de Emergencia para la biodiversidad de agua dulce, cuyas soluciones se basan en ciencia de vanguardia y éxitos comprobados. Las empresas pueden sumergirse en la administración del agua, utilizando la gran cantidad de orientación y herramientas desarrolladas durante los últimos 15 años para minimizar el riesgo y aprovechar oportunidades para crear valor.

Los mundos de WASH (sigla en inglés para el sector del Agua, Saneamiento e Higiene) y de conservación de agua dulce pueden comenzar a cerrar la brecha que hay entre los grifos e inodoros y los ecosistemas que les proporcionan el agua. Los inversores pueden comenzar a redirigir los flujos financieros hacia la restauración de ríos y humedales saludables, que serán fundamentales para desarrollar la resiliencia y adaptarnos al cambio climático.

Por lo tanto, la conservación de agua dulce inusual no se trata de nuevas soluciones mágicas. Se trata de acabar con la ceguera frente al agua. Como dice Henk Ovink, el Enviado Internacional para el Agua de los Países Bajos: “Es hora de poner fin a la infraestructura estúpida e insostenible que vale la pena financieramente a corto plazo, pero es devastadora para la resiliencia y tiene impactos desastrosos en las comunidades marginadas y la biodiversidad a largo plazo".

Se trata de garantizar que los responsables de la toma de decisiones valoren los ríos y humedales por todos los beneficios que brindan a las personas y la naturaleza, y los tengan en cuenta en sus decisiones. Se trata de prestar atención finalmente a la crisis de la biodiversidad del agua dulce.

Increíblemente, un esturión de dos metros fue descubierto en un barco que se hundió en el Mar Báltico en 1495. Lamentablemente, sería extraordinario encontrar un esturión salvaje de tamaño similar nadando en los ríos europeos. Las siete de las ocho especies de esturión de Europa que alguna vez fueron comunes en todo el continente, están ahora en peligro crítico de extinción y su reproducción natural solo ocurre en los ríos Danubio y Rioni. ¿Y adivina qué? El 60% de los ríos de Europa tienen mala salud, lo que afecta a sus habitantes y naturaleza.

La única forma de hacer que el esturión se recupere es mejorar la salud de sus ríos, lo cual puede suceder. Y si lo hacemos, lograremos salvar la vida de mucho más que los esturiones. Impulsaremos la biodiversidad y crearemos resiliencia, beneficiando a comunidades, empresas y países.

Lo mismo podría decirse de los delfines que habitan los ríos más grandes del mundo —desde el Amazonas hasta el Yangtze, pasando por el Ganges, el Indo y el Mekong— y que son el sustento de cientos de millones de personas y una biodiversidad increíble. Los esfuerzos exitosos para salvar a los delfines de río en el Mekong, por ejemplo, ayudarían a evitar que el delta se hunda en el Mar de China Meridional.

Es hora de que todos reflexionemos sobre lo que nos dice el Informe Planeta Vivo y respondamos en consecuencia. Sabemos qué hacer, tenemos las herramientas, la ciencia, las soluciones y la experiencia para llegar allí. Podemos seguir un camino de desarrollo sostenible que sea capaz de satisfacer las necesidades de las personas y las economías. Pero solo si protegemos los ecosistemas de agua dulce que nos mantienen vivos.
Critically endangered giant catfish in the Mekong River
© Zeb Hogan / WWF
The Amazon River Dolphin, Inia geoffrensis, Tapajos River, Santarem region, Pará State, Brazilian Amazon.
© Adriano Gambarini / WWF Living Amazon Initiative
Dona
Dona