Territorio + Cultura = Biodiversidad | WWF

Territorio + Cultura = Biodiversidad

Posted on
17 junio 2020
Colombia es el país más biodiverso del mundo por kilómetro cuadrado. Pero mucha de esa diversidad de vida está sustentada en la manera en que los humanos nos hemos relacionado con la naturaleza. Y en esa relación son indiscutibles protagonistas las comunidades étnicas. En el caso del Pacífico, y de muchos otros lugares, son las comunidades negras e indígenas quienes muchas veces han garantizado que el territorio siga estando vivo. Por eso, esta publicación recoge la manera en que esos conocimientos deben incorporarse a la hora de hacer el ordenamiento territorial.

Si bien, este trabajo del ordenamiento suele pasar desapercibido para muchos ciudadanos, es determinante a la hora de definir el futuro de las regiones y cómo sus habitantes van a relacionarse con el lugar donde viven. Y en el Pacífico, esta labor no se puede hacer sin tener en cuenta el llamado enfoque étnico.

Para ponerlo en perspectiva: en el Pacífico colombiano el 18,9% del territorio corresponde a 225 resguardos indígenas y el 47,8% a 161 consejos comunitarios de comunidades negras. Esto significa que, de los 84 municipios y tres distritos del Pacífico, 36 tienen más del 80% de su área titulada a pueblos étnicos. Si a lo anterior se suma que el 83% de todos los municipios del Pacífico son rurales o rurales dispersos, esta combinación entre lo rural y lo étnico se hace indispensable a la hora de realizar este ordenamiento.

La publicación reúne diversas recomendaciones y explicaciones que serán útiles para todas las entidades gubernamentales y otras, que intervienen en este proceso. Lo más destacado es que lo hace con base en experiencias concretas realizadas en los municipios de Tadó, Quibdó y Medio Atrato, Bojayá (ubicados en Chocó); Vigía del Fuerte, Murindó, Frontino (ubicados en Antioquia), y el distrito de Buenaventura (Valle del Cauca). Desde la perspectiva étnica, también se basa en el ordenamiento trabajado con el Comunitario Mayor del Alto san Juan (ASOCASAN) y del Consejo Comunitario Mayor de la Asociación Campesina Integral del Atrato (COCOMACIA) y la Organización Indígena de Antioquia (OIA).

  *Esta publicación hace parte del proyecto GEF “Conservación de la Biodiversidad en paisajes impactados por la minería en la región del Chocó Biogeográfico”, financiado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (Minambiente) con recursos del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (Global Environment Facility, GEF por su sigla en inglés), implementado por el programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y ejecutado por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF Colombia), junto con organizaciones y entidades a nivel regional y local.
Dona
Dona