Brasil avanza hacia deforestación récord en la Amazonia | WWF

Brasil avanza hacia deforestación récord en la Amazonia

Posted on
12 mayo 2020
Nota desarrollada con información de WWF-Brasil

Entre agosto de 2019 y abril de 2020, la deforestación en la Amazonía brasilera alcanzó los 5.666 km², casi lo mismo que la suma de la extensión deforestada en 2018 y 2019 en el mismo período, según datos del Sistema de Detección de Deforestación en Tiempo Real (Deter-B), que hace parte del Instituto Nacional de Investigación Espacial (Inpe) de Brasil.

En términos porcentuales, la deforestación acumulada en el período analizado muestra un aumento del 94%, en comparación con el mismo período del año anterior.

Las cifras de deforestación sólo de abril de 2020 también son aterradoras. Ésta aumentó 64% en comparación con el mismo mes de 2019. El mes pasado, se emitieron alertas de deforestación por 405,6 km², mientras que en el mismo período de 2019 ese número fue de 247,7 km². Estos datos hacen parte de un seguimiento al récord histórico del primer trimestre de 2020, en comparación con el mismo período en los últimos 10 años.

Las alertas del mes pasado muestran registros de deforestación en áreas protegidas por la ley, como los Parques Nacionales Mapinguari, Campos Amazônicos, Juruena y Acari y se han concentrado en una zona ubicada en el estado de Pará y el noroeste de Rondônia.

"Hay una trayectoria innegable de aumento de la deforestación nuevamente en 2020, a un ritmo aún más rápido que en 2019. Es probable que la nueva tasa oficial de los datos supere, por mucho, los 10,000 km² observados el año pasado", analiza Mauricio Voivodic, director ejecutivo de WWF-Brasil. "A diferencia de los datos de 2019, que consideraban un período aún bajo la administración del presidente Temer, el nuevo e impresionante historial que nos espera es responsabilidad exclusiva del gobierno actual", destaca.


Se requieren medidas urgentes por parte del Gobierno

Voivodic también advierte que este contexto empeora con el proyecto de ley ejecutivo que pretende legalizar el acaparamiento de tierras (que incluiría las tierras que han sido deforestadas en años anteriores). “El Gobierno da una clara señal de clemencia a los deforestadores actuales. Si se aprueba (el proyecto de ley), será el gran motor detrás de los futuros registros de deforestación", señala el directivo de WWF-Brasil.

Estos números muestran el tamaño del desafío que tendrá que enfrentar el Vicepresidente, Hamilton Mourão, Coordinador del Consejo de la Amazonia, para contener el crecimiento de acciones ilegales en la región. El pasado 7 de mayo se autorizó, por un mes, el uso de las fuerzas militares para combatir la deforestación.

Al respecto, Voivodic indica que, aunque es obligatorio, esta medida no será suficiente si el Gobierno Federal continúa enviando señales de estar del lado de los acaparadores, mineros y madereros ilegales y podría ser inútil si se tiene en cuenta que regirá sólo un mes. El incentivo para la invasión puede ser incontrolable y tan pronto como las fuerzas militares den la espalda, los acaparadores de tierras regresarán. Esto está sucediendo en varios lugares, como los estados de Rondônia y Pará, agrega Raul do Valle, director de Justicia Social y Ambiental de WWF-Brasil.

Finalmente, Mariana Napolitano, Gerente de Ciencias de WWF-Brasil, concluyó que “estamos retrocediendo hacia los volúmenes de deforestación registrados a principios de siglo cuando alcanzamos picos de deforestación históricos, totalmente incompatibles con los compromisos de desarrollo sostenible asumidos por Brasil". 
 

Campaña conjunta para presionar al Congreso

Para presionar a los diputados y senadores, las organizaciones de la sociedad civil lanzaron colectivamente la campaña # MP910Não, en contra de la "Gran Venta del Amazonas" que promoverá esta Medida Provisional. Es una herramienta digital que ayuda a enviar mensajes a los congresos involucrados. El enlace a la campaña
Dona
Dona