Glosario ambiental : ¿Para qué existen los bioindicadores? | WWF

Glosario ambiental : ¿Para qué existen los bioindicadores?

Posted on
11 septiembre 2018
Gracias a ellos el ser humano ha podido conocer los riesgos y beneficios de los ecosistemas que nos rodean. ¿Sabes de qué se tratan? En esta nueva entrega, te lo contamos.
 
Pueden ser procesos, especies o comunidades biológicas (como las plantas, los animales y los microorganismos) que demuestran ciertas características del medio ambiente. Gracias a ellos, puede conocerse la existencia de recursos vitales, la calidad del entorno, el estado de conservación o el nivel de contaminación de un ecosistema.
 
Un bioindicador ideal es aquel que es sensible a los cambios físicos y químicos del medio en el que vive, pues de esa manera puede reaccionar y evidenciar las perturbaciones del ecosistema. Además, debe ser abundante, relativamente estable frente a la variabilidad climática, fácil de identificar, anteriormente estudiado en su ciclo biológico y con poca movilidad.
 
Un gran ejemplo es el liquen, un organismo que resulta entre la unión de un hongo y un alga. En su caso, estos organismos son supremamente sensibles a los cambios químicos del aire, por lo que aparecen o desaparecen dependiendo del grado de contaminación.

 
Los bioindicadores le han servido al hombre desde la antigüedad. Sin embargo, la ciencia solo los estableció como un método verídico de estudio de la naturaleza a principios del siglo XX. Todo empezó cuando Friedrich Kolenati, investigador checo-alemán, encontró en 1848 la relación entre ciertas especies y el grado de calidad de agua. Desde entonces, estos organismos han sido utilizados para evaluar los niveles de perturbación producida por el ser humano, las tendencias poblacionales en otras especies y las áreas de mayor biodiversidad regional.

Consulta el glosario ambiental completo aquí 

-------

Suscríbete a nuestro boletín de noticias:
 
Recibirás información sobre nuestros proyectos y campañas
Dona
Dona