Glosario ambiental: ¿Qué es el ‘pulso de inundación’? | WWF

Glosario ambiental: ¿Qué es el ‘pulso de inundación’?

Posted on
28 agosto 2018
Los ecosistemas acuáticos también tienen pulsaciones que, como en los humanos, indican si todo está sucediendo como debe ser. En la Semana Mundial del Agua te explicamos de qué se trata.
 
¿Alguna vez has escuchado hablar del pulso del río y aún no sabes qué significa? Se trata de un proceso ecológico que se da gracias al comportamiento de los arroyos dentro de un periodo de tiempo establecido. Puede verse como una unión de ondas que permiten ver cómo sale y entra el agua a su canal principal de forma repetitiva. Los extremos de estas ondas son conocidos como cresta y valle.
 
El pulso de inundación está directamente relacionado con los periodos de lluvia y de sequía, pues es entonces cuando el agua tiende a aumentar o disminuir. Sin embargo, otro tipo de factores como la transpiración de las plantas -es decir, el proceso de evaporación en el que las plantas eliminan el agua que ya no necesitan- o los abastecimientos de las aguas subterráneas, pueden ayudar a desencadenarlo.
 
¿Y por qué es tan importante que suceda?
 
En la actualidad, este proceso es visto como una amenaza, pues las inundaciones son consideradas desastres naturales que afectan la vida de miles de personas. Sin embargo, se han olvidado los beneficios del pulso natural, que para civilizaciones antiguas como Mesopotamia o Egipto eran sinónimo de riqueza. La fertilización de los campos como consecuencia de los residuos orgánicos arrastrados por los desbordamientos, o el posible aprovechamiento de las aguas y los suministros alimenticios provenientes de ellas, son prueba de las bondades que traerían las inundaciones. Estas últimas hicieron que las antiguas civilizaciones fueran imperios agrícolas.
 
Pero no solo los seres humanos nos beneficiamos de este fenómeno, pues el pulso de inundación también implica beneficios para la biodiversidad. Gracias a él, existe un ciclo ecológico donde especies de fauna y flora encuentran espacios para su desarrollo. Por nombrar un ejemplo, en territorios como la Orinoquía o la Amazonía, especies de peces como las cachamas (Colossoma macropomum) o los bagres encuentran en el crecimiento de las aguas y las inundaciones nuevos alimentos provenientes de los árboles, antes inalcanzables por la distancia entre las ramas y su hábitat. Estos, a su vez, beneficiarán a otras especies como los árboles cercanos, pues al consumir su semilla y expulsarlas cuesta arriba, permiten una mayor difusión de la planta.
 
¿Por qué debemos permitir que suceda?
 
Tanto la construcción de grandes obras de infraestructura en medio de fuentes hidrográficas, como las represas o diques, hasta fenómenos naturales cada vez más recurrentes y agresivos como consecuencia de las malas prácticas del ser humano, están cambiando la naturaleza de ríos, cauces, afluentes y otros ambientes acuáticos. Esto genera graves consecuencias para los ecosistemas aledaños. Además, la mayoría de los servicios ecosistémicos provenientes de los ríos como la hidroenergía, el alimento, el riego de cultivos e incluso el acceso a agua potable se ven afectados. Resulta indispensable comprender que nuestro bienestar y el de nuestros ecosistemas y especies dependen de un entendimiento de la naturaleza y una buena relación con ella y sus procesos naturales.

Consulta el glosario ambiental completo aquí 

-------

Suscríbete a nuestro boletín de noticias:
 
Recibirás información sobre nuestros proyectos y campañas
 
Dona
Dona