El agua: un lazo vital en el Oriente antioqueño | WWF

El agua: un lazo vital en el Oriente antioqueño

Posted on
06 diciembre 2017
El proceso denominado Diálogos por la Custodia del Agua, que involucra a comunidades, entidades públicas y sectores productivos, es un hito a favor de la conservación del recurso hídrico en el país.
 
El agua es lo que más cuidamos. La necesitamos para los animales, para regar los cultivos de tomate, yuca, plátano, e incluso para el consumo básico y asegurar la soberanía alimentaria”, dice Teresa Agudelo, habitante de Rionegro y presidenta de la Asociación de Productores de Hortalizas (ASPHOR). “Es tanta la riqueza de agua en la región, que da para que todos sobrevivamos; pero tenemos que protegerla”.
 
Teresa es una de las integrantes de los Diálogos por la Custodia del Agua del Oriente Antioqueño, una estrategia de acción colectiva que ha convocado a comunidades, institucionalidad pública y sector productivo de esa subregión en torno a un propósito: trabajar por la gestión integral del agua y obtener impactos positivos sobre la sostenibilidad del recurso hídrico en la Cuenca Media y Alta de los ríos Negro y Nare. Estos últimos nutren a más de 350.000 personas en uno de los ecosistemas que convierten a esta región en potencia hídrica nacional.
 
La iniciativa es promovida por Isagen, Empresas Públicas de Medellín (EPM), la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los ríos Negro y Nare (Cornare) y WWF-Colombia. Están vinculados 67 representantes de organizaciones sociales y de la sociedad civil, entre ellas juntas de acción comunal, mesas ambientales, acueductos comunitarios, consejos comunales, movimientos cívicos y asociaciones de productores agropecuarios. Asimismo, se cuenta con la presencia de 16 alcaldías y la Gobernación de Antioquia. La Corporación de Estudios, Educación e Investigación Ambiental (CEAM) cumplió un papel fundamental como enlace local y hace parte del Proceso Estratégico Regional (PER), ente que asumió la vocería de la mesa técnica y de coordinación.
 
El agua es un elemento articulador e integrador, vital para la vida”, dice Beth Sua Carvajal, Oficial de Gobernanza y Desarrollo Social y Comunitario de WWF-Colombia. “Al hablar de ‘cuenca’, que involucra dinámicas sociales, económicas y políticas, entendemos que cada actor tiene determinadas competencias y es corresponsable de su manejo, su cuidado y su protección –explica–. A eso le llamamos gobernanza: a reconocer poder en cada jugador”.
 
El entorno
 
En el oriente antioqueño, el agua tiene un uso tanto doméstico, industrial, comercial, turístico y recreativo, como de producción de energía: esta zona aporta el 33% de energía al país. Sin embargo, los ecosistemas asociados a la cuenca y al recurso hídrico están sobrellevando una serie de riesgos, entre los que se encuentran la escasez, la contaminación y la sobre explotación. Además, en la zona del altiplano, el acelerado crecimiento poblacional e industrial en municipios como Rionegro, Envigado y Marinilla está generando una presión y una demanda muy importante de abastecimiento que pone en jaque el futuro del recurso.
 
Para contribuir con soluciones a estos problemas, los Diálogos propiciaron la formalización, en octubre de 2016, de 13 acuerdos concertados entre los múltiples actores, no sin antes recorrer un largo camino de obstáculos y desafíos que dejaron valiosas lecciones para la región y para el país.
 
Esos acuerdos, que confirman el compromiso y la voluntad de los protagonistas, están reunidos en cuatro ejes temáticos: acceso al agua y saneamiento básico, conservación del patrimonio natural, incidencia política y desarrollo rural integral y sustentable. Sergio Márquez, integrante de la Asociación de Organizaciones Ambientales del Oriente (Avanzo), comenta: “aquí se engloban las problemáticas comunes en términos de las afectaciones al agua y al territorio. Estos ejes determinan las raíces de los problemas históricos de la región en torno al agua, y determinan los responsables de cada entidad para capitalizarlos”.
 
Este territorio, marcado por el conflicto armado y la violencia, ha sostenido tensiones históricas entre sus actores, debido a la confrontación y desconfianza que ha regido sus relaciones. Para Samuel Antonio Castaño, ex vocal de Control de Servicios Públicos Domiciliaros de Envigado, “este proceso ha generado una distención y un acercamiento en las posiciones que antes, hablando con franqueza, no veíamos que esto fuera posible”. Ser custodio del agua convierte a sus actores en agentes, dice el líder social, y concluye: “la gobernanza es la máxima expresión del ser humano en la convivencia social. Por eso, los diálogos son tan esperanzadores, porque tienen en cuenta las ideas de todos con base en el respeto”.
 
Ahora, el proceso está en la fase de implementación y seguimiento. A finales de junio se realizó el Taller de Líderes, al que asistieron más de 30 personas de diferentes organizaciones sociales que habitan las comunidades situadas en el radar de la cuenca. Este espacio dejó planteados los planes de acción de cada acuerdo con el fin de materializar lo pactado.
 
Asegurar el agua para la gente, la naturaleza y la industria, y ser conscientes del valor que tiene el recurso hídrico es el espíritu del proceso Diálogos por la Custodia del Agua en el Oriente Antioqueño. Paso a paso, se busca mejorar la forma en que los gobiernos, las comunidades y el sector productivo interactúan con el ambiente.

--------
 
¡Únete como donante a WWF!​
 
Sabemos que te preocupa el medio ambiente, por eso, te invitamos a ser parte de la comunidad panda, donando desde $ 1.200 pesos diarios para proteger nuestra increíble riqueza natural: especies, bosques, océanos, agua dulce; buscar soluciones al cambio climático y asegurar nuestra alimentación. Haz clic aquí juntosesposible.wwf.org.co
 
-------

Suscríbete a nuestro boletín de noticias:
 
Recibirás información sobre nuestros proyectos y campañas
 
Dona
Dona