El desafío de reconstruir las ciudades | WWF

El desafío de reconstruir las ciudades

Posted on
02 octubre 2017
En el Día Mundial del Hábitat debemos reconocer que las ciudades contemporáneas enfrentan desafíos inmensos, entre los que se destaca la rápida explosión demográfica que en ellas tiene lugar. De este fenómeno se desprende la necesidad de una planificación urbana responsable y la importancia de construir de manera sostenible.
 
Colombia tiene un compromiso apremiante con el cambio climático: reducir sus emisiones de GEI (Gases de Efecto invernadero) en un 20% para el 2030. Lograr esta meta dependerá, en gran medida, de cómo se ajuste la producción nacional empezando por la construcción de viviendas y desarrollo urbano, según lo manifestó el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luis Gilberto Murillo.
 
Nos enfrentamos a un futuro lleno de retos: para 2030, se estima que más del 60% de la población mundial vivirá en áreas urbanas. Y la realidad es que las malas políticas de urbanización ya han generado que este crecimiento acelerado de las ciudades se traduzca en exclusión, pobreza, falta de viviendas apropiadas y barrios marginados que, en muchas ocasiones, no cuentan con servicios básicos.
 
Las ciudades son –y continuarán siendo– esos lugares donde interactuamos y nos desarrollamos como seres humanos, y esa es una razón suficiente para replantear la manera cómo las estamos construyendo. Esa reflexión fue precisamente la base del Objetivo número 11 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, planteada por Naciones Unidas: “lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles”.
 
Uno de los caminos más seguros para lograr este objetivo es contar con viviendas y edificaciones (oficinas, colegios, hospitales, entre otros) sostenibles, es decir: proyectos consecuentes con las lógicas y las realidades locales y que tengan en cuenta criterios como:
 
  • Ubicación, facilidad de transporte y movilidad.
  • Eficiencia de energía y agua.
  • Promoción, protección y restauración de espacios verdes urbanos.
  • Selección responsable de materiales (obtenidos en un proceso de producción limpia y que estén certificados).
  • Manejo responsable de los residuos.
  • El proyecto debe contar con un buen diseño arquitectónico en el que, por ejemplo, se aprovechen las condiciones climáticas del lugar.
 
Está demostrado que las construcción sostenible reduce costos operacionales y de mantenimiento. Además de generar mayor eficiencia y menores emisiones de GEI. Según cifras del Consejo Colombiano de Construcción Sostenible (CCCS), una edificación sostenible puede ahorrar hasta 50% de consumo en agua en comparación con un proyecto tradicional. Hay casos en que esta cifra puede ser del 90%. En cuanto a energía, el ahorro varía entre un 35% y 40%.
 
Conscientes de la necesidad de dar el paso definitivo hacia la construcción sostenible, el ministerio de Vivienda de Colombia adoptó la Guía para el ahorro del agua y energía en edificaciones nuevas que deberá cumplirse en Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla. Además la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) y la Corporación Financiera Internacional (IFC) del Banco Mundial, presentaron ‘Edge’, un programa que busca certificar en temas de sostenibilidad a las construcciones nuevas en el país.
 
Con esta plataforma, que ya es aplicada por más de 100 países, se lograrían reducciones de agua, energía y materiales de construcción y según estimaciones podría evitarse que cerca de 700.000 toneladas de CO2 lleguen a la atmósfera.
 

En el país, según las proyecciones de Sandra Forero, presidenta de Camacol, la meta es lograr la certificación -en los próximos siete años- para 35.000 unidades de vivienda y 3’400.000 metros cuadrados de edificios comerciales y residenciales; esto significaría un ahorro de 2,6 billones de pesos en pago de servicios públicos para los ciudadanos.
 
Un panorama que establece como prioridades: lograr una mayor eficiencia energética, generar energías limpias, contar con un transporte masivo eficiente. Y especialmente, reducir las emisiones de GEI y desarrollar un modelo resiliente al cambio climático. Todas estas variables hacen parte de un hábitat sostenible que debe garantizar los recursos necesarios para una población que seguirá creciendo y concentrándose en las ciudades.
 
La oportunidad está dada. Se estima que 60% de las edificaciones que existirán para 2050 aún no se han construido, así que el cambio hacia construcciones sostenibles es otro de los pasos fundamentales para garantizar la supervivencia de nuestro planeta.

---------
 

¡Únete como donante a WWF!​

Sabemos que te preocupa el medio ambiente, por eso, te invitamos a ser parte de la comunidad panda, donando desde $ 1.000 diarios para proteger nuestra increíble riqueza natural: especies, bosques, océanos, agua dulce; buscar soluciones al cambio climático y asegurar nuestra alimentación. Haz clic aquí juntosesposible.wwf.org.co

---------

Suscríbete a nuestro boletín de noticias:

Recibirás información sobre nuestros proyectos y campañas.
 
* indicates required
Acepto la política de privacidad *
Dona
Dona