Hoy en La Hora del Planeta, Súbete a la bici y móntate en el cambio | WWF

Hoy en La Hora del Planeta, Súbete a la bici y móntate en el cambio

Posted on 25 marzo 2017
Sustainable mobility
© JUAN CAMILO GÓMEZ / WWF
Los últimos 10 años han sido los más calientes de la historia reciente. El crecimiento exponencial del parque automotor en el planeta tiene que ver con ello, y obliga a las ciudades a desarrollar formas más sostenibles para movemos en ellas. En esta tarea, la bicicleta es más que un vehículo divertido, y se convierte en una verdadera alternativa de movilidad.
 
La invención del motor de combustión interna a cuatro tiempos, patentado en 1886, transformó la historia de la movilidad. El petróleo reemplazó al carbón como combustible común, dándole más potencia al ímpetu de la industrialización. Llegaron entonces a las enormes chimeneas de las fábricas, y los primeros automóviles; luego buses, camiones y motocicletas y demás, a lo largo del siglo XX y lo que va del XXI.
 
En 2013, se calculaba una demanda mundial de 87,4 millones de barriles diarios de petróleo, y para 2035 se cree que alcanzará 99,7 millones. La quema de combustibles fósiles aumenta las emisiones de Gases Efecto Invernadero (GEI), y trae consigo fuertes consecuencias para el clima del planeta. No es casualidad que desde 1850 hasta 2016, la temperatura de la Tierra haya aumentado cerca de 1ºC. Y la meta al 2050 es que no suba más de 2ºC.


 
La movilidad es parte esencial de las sociedades humanas: nos ha permitido llegar, prácticamente, a casi todos los rincones del planeta, y ha dinamizado la vida en la ciudades. Pero al basarse en vehículos motorizados que consumen petróleo, está generando el calentamiento global, así como graves niveles de contaminación del aire.
 
Esta semana, las autoridades del área metropolitana del Valle de Aburrá, declararon la alerta roja, cuando los niveles de material particulado 2,5 en el aire no descendieron durante las últimas semanas. Aunque sus mediciones y protocolos son más estrictos que en el resto del país, y sus condiciones geográficas hacen que el aire no circule de la misma manera que en Cali, por ejemplo, la situación es preocupante. Y es un llamado también para el resto de ciudades del país.
 
Según el Registro Único Nacional de Tránsito (RUNT), en Colombia el parque automotor de 2016 contaba con 12.6 millones de registros (siete millones de motocicletas y 5.5 millones de vehículos, maquinaria, remolques o semirremolques). Solo en Medellín el 80% de la contaminación del aire, proviene de fuentes móviles, y entre 2005 y 2015, la cantidad de carros creció más del doble, y las motos se cuadruplicaron.
 
Ante tal panorama, las autoridades y los ciudadanos deben desarrollar acciones que contrarresten la contaminación del aire y la intensificación de los fenómenos meteorológicos que propicia el cambio climático. Aquí, la movilidad urbana sostenible es crucial, y la bicicleta es su estrella, como sucede ya en algunas ciudades del mundo.
 
Por ejemplo, en Copenague (Dinamarca), el 35 % de la población se desplaza en bicicleta, mientras que Berlín (Alemania) busca reducir el tráfico de automóviles al 25% y lograr que el 18% de los viajes diarios de la ciudad se realicen en bici. Pero el caso de Holanda, y de su capital, Ámsterdam, es inspirador: el 75% de sus habitantes tienen bicicleta y al menos el 50% la usan a diario.
 
Pero esto no siempre fue así. En los años setenta, sucesos simultáneos llevaron al país a transformar su política de movilidad: sus vías ya no soportaban más el aumento del tráfico; hubo protestas masivas por la muerte de 3300 personas (400 niños entre ellas) en accidentes de tránsito; y llegó la crisis del petróleo que llevó al país a replantearse un modo de vida menos dependiente de estas fuentes energéticas.
 
La movilidad sostenible tiene como parte integral a la bicicleta y, con ella, el desarrollo de infraestructura como ciclorrutas, que faciliten y garanticen mayor seguridad a las personas en sus desplazamientos. Pero también incluye un mejor servicio del transporte público, y una mayor regulación del transporte particular, con miras a desestimularlo, para descongestionar las vías, reducir emisiones GEI y mejorar la calidad del aire, y con todo esto, la calidad de vida de los ciudadanos.


 
Por eso, además de apagar las luces entre las 8:30 y las 9:30 p.m., La Hora del Planeta culminará este sábado 25 de marzo con la realización de ciclopaseos en diez ciudades de Colombia,a través de la iniciativa Móntate en el cambio. La bicicleta ha dejado de ser solo un vehículo del fin de semana, para convertirse en una verdadera alternativa para la movilidad urbana sostenible. Ha llegado la hora de subirse a la bici.
 

Registrate en los ciclopaseos nocturnos del 25 de marzo en: wwwf.org.co/lahoradelplaneta. Las primeras personas registradas que lleguen a los puntos de partida con el correo de registro y su cédula podrán reclamar una  camiseta oficial de La Hora del Planeta hasta agotar existencias

 ---------
 

Desde $ 1.000 pesos diarios puedes aportar para proteger nuestra increíble riqueza natural: especies, bosques, océanos, agua dulce; buscar soluciones al cambio climático y asegurar nuestra alimentación. Hazlo en juntosesposible.wwf.org.co

 

Suscríbete para recibir más información de WWF-Colombia

* indicates required
/ / ( dd / mm / yyyy )
Acepto la política de privacidad *
Sustainable mobility
© JUAN CAMILO GÓMEZ / WWF Enlarge
Dona
Dona