La Corte Internacional de Justicia reafirma la protección de las ballenas de la Antártica | WWF

La Corte Internacional de Justicia reafirma la protección de las ballenas de la Antártica

Posted on 01 abril 2014
Vista cercana del ojo de una ballena franca austral (Eubalaena australis) bajo las islas Auckland, Nueva Zelanda
© Brian J. Skerry / National Geographic Stock / WWF
La Corte Internacional de Justicia exigió el cese inmediato de la caza de ballenas que Japón venía ejecutando en el marco de su actual programa científico JARPA II. La decisión de la Corte es una gran victoria para las iniciativas de conservación de ballenas y un contundente llamado a ponerle fin de la caza en la Antártica.

La sentencia a favor de Australia en el caso en contra de lo que Japón llama 'caza científica' llegó en un fallo unánime que fue anunciado por el alto tribunal de la ONU. La sentencia confirma el argumento de Australia, según el cual, con la caza de ballenas del programa JARPA II, Japón está violando las obligaciones impuestas por la Convención Internacional para la Regulación de la Caza de Ballenas.

"La decisión del tribunal permitirá que finalmente se cumpla con el propósito del Santuario del Océano Austral", dijo Aimée Leslie, Directora Global de Cetáceos y Tortugas Marinas de WWF Internacional. "Proteger las ballenas de la Antártica es vital para mantener sanas a las poblaciones de ballenas de todo el mundo”, agregó.

En el fallo, el tribunal determinó que el programa del Japón no fue diseñado para alcanzar los objetivos establecidos y que los permisos especiales que fueron concedidos a Japón para cazar ballenas en el Océano Austral no fueron utilizados para la investigación científica.

"Japón debe revocar toda autorización, permiso o licencia existente concedida en relación con JARPA II, y abstenerse de conceder cualquier permiso adicional para la consecución del programa", dijo Peter Tomka, presidente del tribunal, en la lectura del fallo. La sentencia obliga al gobierno japonés a ponerle fin a la caza de ballenas en la Antártica. La decisión judicial es vinculante y no se puede apelar.

"El fallo de la Corte merece ser celebrado y exige ser acatado", diijo Ghislaine Llewellyn, Director de Conservación de WWF-Australia. Y añadió: "Finalmente se detendrá el asesinato innecesario de ballenas en este territorio que es fundamental para la alimentación de la especie”.

El gobierno australiano inició acciones legales contra Japón en 2010. Australia alegó que la caza científica es una violación de las obligaciones que tiene Japón bajo la Convención Internacional para la Regulación de la Caza de la Ballena, así como de otras obligaciones internacionales para la conservación de los mamíferos y el ecosistema marino.

La caza comercial de ballenas fue prohibida en todo el mundo en 1986. Ocho años después, el Océano Austral que rodea la Antártica fue declarado santuario de ballenas. A pesar de estas protecciones, desde que la moratoria se puso en marcha, Japón ha cazado más de 10.000 ballenas en la Antártica.

"La sentencia de la Corte Internacional de Justicia es un precedente importante para el cumplimiento de los acuerdos globales que protegen la biodiversidad para las generaciones futuras”, añadió Leslie.

Las ballenas de la Antártica no solo se encuentran amenazadas por la caza sino por la pesca comercial de sus presas, la contaminación acústica, los derrames químicos, las colisiones de las embarcaciones y el cambio climático. La incertidumbre en torno a la cifra de la población de ballenas en el Océano Austral aumenta la importancia de imponer medidas de precaución para la conservación de la especie.

Para leer la sentencia de la Corte Internacional de Justicia (en inglés), haz clic acá.


 
Vista cercana del ojo de una ballena franca austral (Eubalaena australis) bajo las islas Auckland, Nueva Zelanda
© Brian J. Skerry / National Geographic Stock / WWF Enlarge
Ballena Minke o enana (Balaenoptera acutorostrata); Queensland, Australia
© Jürgen Freund / WWF Enlarge
Dona
Dona