La conservación y manejo sostenible de la naturaleza es la mejor alternativa para enfrentar el cambio climático | WWF

La conservación y manejo sostenible de la naturaleza es la mejor alternativa para enfrentar el cambio climático

Posted on
19 septiembre 2019
La emergencia climática requiere acciones inmediatas y los jóvenes lo saben. Por eso, esta semana, miles de ellos en todo el planeta se unirán de nuevo al movimiento Fridays For Future para alzar su voz y exigir a los gobiernos acciones que permitan detener la crisis climática. Estas acciones implican decisiones firmes para reducir las emisiones, promover las energías renovables, transformar nuestra economía, hacer mas sostenible la forma en la que producimos y consumimos alimentos y en general, cambiar nuestros patrones de consumo hacia estilos de vida compatibles con el clima y la naturaleza.
 
Se debe tener en cuenta que, buena parte de las soluciones tiene que ver con la conservación de la naturaleza y de ecosistemas estratégicos como la Amazonía. Aquí te contamos algunas y por qué es clave que los Gobiernos también las tengan en cuenta:

 
1. La Amazonia
 
Si no conservamos la Amazonia, perderemos la lucha contra el cambio climático. El bioma amazónico tiene una de las reservas de carbono más grandes de todo el planeta y si estas reservas se perdieran debido a la tala de los árboles, se liberarían millones de toneladas de gases de efecto invernadero que harían que el cambio climático sea mucho peor de lo que se ha pronosticado. El bosque tropical más grande del planeta requiere de acciones concretas para detener su deforestación y degradación. Por otro lado, la Amazonia tiene un rol primordial en la regulación del clima regional, porque recicla su propia agua, genera su propia humedad y permite que se puedan tener condiciones de clima apropiadas en Suramérica, aun en los sitios que están fuera de la Amazonia como las capitales de los países andinos.

 
2. Las comunidades indígenas resguardan en sus territorios el 80% de la biodiversidad del planeta y los bosques que habitan proveen un tercio de la solución al cambio climático. Su conocimiento ancestral sobre la naturaleza es clave para alcanzar las metas climáticas, de desarrollo y conservación. Hoy es más claro que nunca: solo integrando su visión y conocimiento ancestral sobre la naturaleza podremos alcanzar las metas climáticas, de desarrollo y conservación.

 
3. Las áreas protegidas son vitales para ayudar a las comunidades y a la naturaleza a adaptarse al cambio climático y permiten amortiguar los impactos de los eventos climáticos extremos. Estas áreas nos proveen con alimentos y agua potable, regulan el clima y además permiten conservar la biodiversidad y la polinización. Además, almacenan carbono de la atmósfera en los ecosistemas naturales y pueden ayudar a prevenir la liberación del mismo. La creación de nuevas Áreas Protegidas, y la ampliación y mejoramiento de las existentes, representa una gran oportunidad para aumentar las reservas de carbono.

 
4. Los manglares permiten conservar la biodiversidad, pues son considerados como uno de los ecosistemas más productivos y complejos del planeta. Los manglares protegen algas, esponjas marinas, cangrejos, camarones, peces del arrecife coralino y aves costeras. Por su capacidad para almacenar carbono, son considerados un escudo natural contra el cambio climático.
Dona
Dona