Un caqueteño comprometido con su territorio | WWF

Un caqueteño comprometido con su territorio

Posted on
28 enero 2019
Fernando Castro es uno de los campesinos que participó en la reciente declaratoria del Parque Natural Regional Miraflores y Picachos como área protegida. Un proceso que para él y su comunidad ha significado, sobre todo, conservar la herencia para sus hijos.
 
Son las seis de la mañana y Fernando ya está despierto. Como todas las mañanas debe atender su cultivo de café y caña ubicado en el municipio de Santana Ramos en Caquetá. El oficio de agricultor que su padre inculcó en él desde pequeño le ha enseñado mucho más que desgranar café. Le ha mostrado la importancia de cuidar la naturaleza y por eso, desde hace cuatro años en su papel como presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC) de la vereda El Plumero, uno de los asentamientos más cercanos al Parque Natural Regional Miraflores y Picachos, se ha esforzado por proteger su territorio y beneficiar a su gente.
 
Un esfuerzo que confirmó al recibir una llamada el pasado julio. En el teléfono hablaba Ángela María Bedoya, consultora de WWF para el proceso de declaratoria de áreas protegidas regionales en Caquetá y Putumayo. En la conversación, el campesino -de 43 años- reconoció una oportunidad que no podía dejar pasar: ‘la Cordillera’, como llama Fernando al extenso territorio colindante reconocido por su riqueza natural se convertiría en un área protegida y querían que su comunidad participara en el proceso. Su respuesta, como la de un líder entusiasta y estratégico, fue concretar una fecha para enterarse más sobre este asunto.
 
-Fernando estuvo en un proceso anterior, en el que Corpoamazonia realizaba el Plan de Manejo para el complejo de páramos de Miraflores y Picachos. Allí su nombre destacó por el compromiso y entusiasmo con los temas ambientales- explicó Ángela María Bedoya en nuestra entrevista telefónica.
 
Un mes después, el 14 de agosto, finalmente se dio la cita y así fue como Fernando se enteró de la propuesta de declaratoria. Como vocero de su comunidad, expuso algunas preocupaciones; entre ellas, ¿qué pasaría con algunas de las fincas que quedarían dentro del parque según la propuesta? Sus dudas exigieron varias visitas al área junto con los interesados y así fue como se logró la delimitación del parque.
 
Desde entonces, Fernando Castro ha participado de manera activa en el proceso: se encargó de organizar reuniones entre la Corporación, WWF y algunos presidentes de las JAC de otras veredas; de divulgar la información de la declaratoria; de contestar las preguntas de la comunidad y de asegurarse que tuvieran toda la información necesaria sobre la creación del área protegida.
 
Como presidente debo mirar cómo puedo mejorar la calidad de vida de los de la vereda y esto incluye la protección del territorio”, manifestó convencido. Y con bastante razón, pues es precisamente su territorio el que hoy les garantiza el bienestar que hoy disfrutan: fuentes de agua dulce que llegan directo a su casa, provisionamiento de alimentos y trabajo, y un clima estable y propio para la agricultura.
 
Pero Fernando no es el único comprometido con el ambiente. La Junta de Acción Comunal de su vereda, al igual que muchas en el país, cuenta con un comité ecológico que se encarga de controlar las actividades de cada miembro de la comunidad y verificar de antemano que estas no le harán daño a las fuentes hídricas cercanas. Sin embargo, esta no es una entidad ambiental con alto poder, así que muchas veces la comunidad no puede frenar a quienes llegan a la zona con la intención de deforestar o poner en marcha proyectos de ganadería no sostenible.
 
Para la comunidad de Santana Ramos, la declaratoria del parque representa sobre todo la oportunidad de fortalecerse, de unir fuerzas para conservar su región y beneficiarse de una manera sostenible de su riqueza natural. Ya existe un compromiso con Corpoamazonia en el que se pactaron algunos beneficios para los campesinos de la zona por cuidar el parque, y aunque esto los motiva, las palabras de Fernando al terminar esta entrevista demuestran que tanto él como su gente ha apostado por el bienestar de todos, restándole importancia a las indivudualidades: “si nosotros como habitantes de esta región no cuidamos lo nuestro, ¿quién más lo va a cuidar?… al final, lo hacemos para nuestros hijos y los que han de venir ”.
Dona
Dona