De ganaderos a agricultores para proteger los bosques | WWF

De ganaderos a agricultores para proteger los bosques

Posted on
30 noviembre 2015
Campesinos del Putumayo transforman sus actividades para mitigar los efectos del cambio climático.

 
Manuel Florentino tiene una finca de casi dos hectáreas en el Valle de Sibundoy. Por años crió ganado, una actividad que tenía consecuencias evidentes sobre  el ecosistema, ya que debía talar los bosques y abrir espacio para sus animales. Pero desde hace un tiempo, Manuel dejó sus vacas a un lado y ahora sólo se dedica a la agricultura. Él y otros 20 campesinos que viven en las micro-cuencas del alto Putumayo, son ahora conscientes del impacto del cambio climático, por eso han decidido entrar en diversos procesos reconversión de sus actividades productivas para mitigar su huella y conservar el ecosistema que habitan.
 

WWF Colombia no solo acompaña a las comunidades ganaderas y agricultoras en sus procesos, también busca conectar las iniciativas que los campesinos, de manera independiente, han venido implementando para crear corredores biológicos, zonas de amortiguamiento, adaptación y protección.
 
Andrea Rodríguez, acompañante del proceso, cuenta que hace algunos años era impensable que un ganadero aceptara sembrar un árbol en su predio: “Para ellos eso significaba la pérdida de un pedazo de su terreno, para los campesinos los árboles no representaban ingresos económicos. Ahora te piden árboles y hacen cercas vivas, ya no le cuesta proponer zonas de conservación”. 
 
El proyecto, que inició en 2009, ha restaurado bosques, ha creado  cercas con plantas nativas y le ha proporcionado a 20 familias una alternativa económica amigable con el medio ambiente.
 
Florentino ha notado cambios significativos en su entorno. Cuenta que “el potrero se ha recuperado, ahora todo es más fértil y podemos aprovechar mejor los recursos, entonces la economía ha mejorado”.  Reducir el impacto de las actividades humanas en zonas de alta importancia biológica se ha convertido en la prioridad de los habitantes de la región y Manuel es solo un ejemplo de las diversas propuestas que se implementan en la zona.
 
Este ex -ganadero está tan feliz con los resultados que decidió aislar un tercio de su predio para conservarlo como bosque. El cambio por el que ha pasado va incluso más allá y afirma que abandonó la ganadería del todo. Cómo explica, "yo no volvería a hacer potrero así me regalaran las vacas, porque el ganado acaba con todo, ahora la idea es proteger nuestro entorno".
 
WWF trabaja de la mano de las comunidades proporcionando espacios y herramientas para que, desde sus actividades productivas, contribuyan a la mitigación del cambio climático.