Indígenas y campesinos, líderes en gobernanza | WWF

Indígenas y campesinos, líderes en gobernanza

Posted on
30 noviembre 2015
Cada pueblo tiene una vocación natural y eso es lo que nosotros no hemos comprendido”
Hernán Serrano

Hernán Serrano es un campesino comprometido con su territorio: el municipio de Leguízamo. Desde muy pequeño se interesó por el liderazgo político, y aún sin haberse capacitado en estos temas, hace 5 años se unió al grupo de veeduría ciudadana de la región. Don Hernán tiene un predio dentro del Parque Nacional Natural La Paya, pues cuando delimitaron este espacio él ya vivía allí, aunque en ese momento al gobierno poco le importó.

Con un área de 11.640 kilómetros cuadrados, Leguízamo es un municipio rico y biodiverso. Es tal su importancia ecosistémica que las actividades productivas sólo están permitidas en el 18% del área. El 82% restante del territorio está atravesado por un área forestal, un resguardo indígena y el parque La Paya. Estas figuras de ordenamiento territorial han generado por décadas agudos conflictos entre los campesinos y el gobierno colombiano.

La ganadería extensiva, la extracción de madera y la agricultura son actividades económicas esenciales para más de 300 familias de la región como la de Hernán, pero saben que afectan la estabilidad del ecosistema. Por eso quieren dialogar con el gobierno para buscar alternativas sostenibles. “Este es un ecosistema que necesita un manejo muy delicado porque de lo contrario vamos a perder todos”, cuenta Hernán.

Pero algo está cambiando. Las comunidades indígenas Murui, Siona y Quichua, así como dos asociaciones campesinas, están aprendiendo a convivir con su entorno natural. En noviembre de 2015, después de un año de formación, 26 líderes se graduaron del diplomado “Educación y Liderazgo para la gobernanza” que organizó WWF Colombia. Estas comunidades ya cuentan con líderes capaces de dialogar sobre ordenamiento territorial y sistemas sostenibles amazónicos, ahora serán ellos los encargados de solucionar los conflictos ambientales y de capacitar a otros integrantes de su comunidad.

La voz de personas como Hernán resuena en los espacios de decisión de Leguízamo, se volvieron representantes de su cultura y los identifican como actores clave para mejorar la calidad de vida de sus comunidades. Como dice Don Hernán, “ha sido importante, porque hemos comenzado a incidir en la comunidad e incluso al interior de nuestras propias organizaciones. Con los conocimientos del diplomado creamos un sindicato campesino para poder hablar con el gobierno”.

WWF trabaja desde hace 6 años en este proceso de formación, que es parte del proyecto Putumayo 3 fronteras y que continuará en marzo de 2016 con el Diplomado Ruralidad-Equidad-Biodiversidad, que le apuesta a la conservación del territorio fortaleciendo las capacidades de los líderes de la región para influir en la toma de decisiones.

Los nuevos graduados en Educación y Liderazgo para la gobernanza agradecen y reconocen la labor que se ha realizado en la región. Don Hernán explica que le preocupaba que se terminara el curso y las cosas se quedaran ahí. Pero le tranquiliza saber que otras comunidades, igual que la suya, también podrán capacitarse. Pues como dice, “valoramos la presencia de WWF en esta región, el mejor regalo que le pueden dar a alguien es el conocimiento y la educación”.