Margarita Ortega, una custodia del agua en el Oriente Antioqueño | WWF

Margarita Ortega, una custodia del agua en el Oriente Antioqueño

Posted on
02 mayo 2019
Hablar de agua con esta líder, nacida en la vereda El Tablacito del municipio de Rionegro, Antioquia, es evocar muchas anécdotas alrededor del río Negro. “Cuando era niña y nos íbamos para misa, teníamos que irnos por el camino del río, pero después, toda la familia terminaba bañándose en esas aguas heladas y cristalinas”, cuenta. Allí se enamoró del agua y de este territorio y con el paso de los años, ese sentimiento se convirtió en un compromiso por conservar el agua y la naturaleza.
 
Margarita creció con el ejemplo de su padre y su tío quienes también fueron líderes de la comunidad y lucharon para que la gente contara con este recurso vital en sus casas. Así nació el acueducto veredal de El Tablacito que, desde hace 28 años, es una asociación en la que Margarita trabaja incansablemente para mantener su mayor legado familiar, el de la “acción comunal”. Su trabajo duro ha dado frutos: con casi 300 suscriptores del acueducto, esta se ha transformado en una organización líder en la que los vecinos confían y apoyan.


Margarita Ortega  © Wilmar García / Ecodiálogos

 
En esta tarea de seguir aportando a la comunidad, Margarita se vinculó al proceso de los Diálogos por la Custodia del Agua en las cuencas de los ríos Negro y Nare desde 2015. La iniciativa ha puesto en un mismo escenario a entidades de los sectores público, privado y comunitario, que ya establecieron 13 acuerdos por la conservación y la sostenibilidad del recurso hídrico y la implementación de estos compromisos en el territorio. “Custodia del Agua ha hecho una labor íntegra en el cuidado de la naturaleza y, como consecuencia, en el cuidado del agua”, destaca la lideresa.
 
Uno de los temas incluidos en este proceso es el de agua potable y saneamiento organizado en una mesa de trabajo de la cual Margarita hace parte. Allí se ha trabajado en el fortalecimiento de los acueductos veredales, partiendo de un diagnóstico hecho por los mismos acueductos para ver el estado en que se encuentran estas organizaciones e identificar sus necesidades. Hasta el momento, 204 acueductos han participado.


© Luis Ángel / WWF-Colombia
 
Una de las necesidades identificadas es la de lograr asociatividad entre los acueductos veredales para mejorar su gestión y ampliar los beneficios en la prestación del servicio y en su ejercicio y administración. “Los resultados del diagnóstico se han dado a conocer a las administraciones municipales porque estamos seguros que solo a través de este trabajo asociativo logramos metas mucho más grandes que trabajando de manera individual”.
 

No te pierdas la historia de Margarita y comparte con nosotros el sueño del agua para todos.


Dona
Dona