Se necesita un cambio en las pesquerías para dar una oportunidad a los delfines, ballenas y marsopas | WWF

Se necesita un cambio en las pesquerías para dar una oportunidad a los delfines, ballenas y marsopas

Posted on
22 mayo 2018
Los delfines, las ballenas y las marsopas (cetáceos) son fascinantes animales que hacen volar la imaginación de los humanos, como lo demuestra el creciente número de observadores de ballenas que navegan los mares con la ilusión de ver a estas majestuosas criaturas. Estas especies se encuentran entre los animales más inteligentes de nuestro planeta y desempeñan un papel fundamental manteniendo la salud del ecosistema marino y, por lo tanto, la salud humana. No obstante, cada dos minutos un delfín, una marsopa o una ballena muere accidentalmente en el mundo debido a la pesca.
 
Hoy, en el Día Internacional de la Diversidad Biológica, un informe publicado por WWF en colaboración con la Convención sobre las Especies Migratorias, expone los grandes desafíos que afrontan los científicos y los legisladores en la lucha para reducir la captura incidental en las artes de pesca de todo el mundo, y garantizar la supervivencia de los cetáceos. El informe destaca además la necesidad de incrementar tanto la presión pública como las acciones de la industria pesquera para proteger a los cetáceos para las generaciones futuras.
 
Los cetáceos tienen una gran influencia sobre los ecosistemas que habitan y es probable que la disminución significativa de su población tenga repercusiones catastróficas sobre ellos. Como grandes depredadores, son ecológicamente importantes, ya que almacenan y transportan nutrientes (especialmente carbono y nitrógeno) y energía, dentro de los ecosistemas y entre estos. Cada año, más de 300,000 cetáceos se enredan y se ahogan en artes de pesca dañinos como las redes de enmalle. Solo en Perú, de 15,000 a 20,000 delfines y marsopas mueren cada año al ser atrapados por artes de pesca.
 
Según el informe, las soluciones más prometedoras se basan en la pesca e incluyen el desarrollo de artes de pesca alternativas que reemplacen los métodos de pesca actuales (como las redes de enmalle) y el establecimiento y cierre temporal de las áreas marinas protegidas. Sin embargo, los casos de estudio presentados en este informe destacan solo algunos ejemplos donde se han implementado efectivamente estrategias de mitigación exitosas. El desafío es aún más grande dada la escasez de datos sobre la pesca a nivel mundial, las poblaciones de cetáceos y sus tasas de disminución y el impacto general de la pesca sobre las poblaciones individuales.
 
En el aspecto positivo, países como Estados Unidos están adoptando una posición firme para eliminar la captura incidental de los cetáceos. Sus nuevas regulaciones en el marco de la Ley de Protección de Mamíferos Marinos (MMPA), exigen que cualquiera que exporte pescado a los Estados Unidos cuente con medidas de protección de los mamíferos marinos equivalentes a las suyas, particularmente normas contra la captura incidental. Debido a que Estados Unidos es uno de los mercados de importación de pescado más grandes del mundo, la nueva regulación podría influir positivamente sobre los estándares de pesca de los principales países exportadores, incluidos Canadá, Chile, China, Japón y México (http://wwf.panda.org/wwf_news/?325351/US-Cetacean-bycatch-reduction-Measures-Investigations).
 
Los peligros se están incrementando para los cetáceos en todo el mundo. Los líderes de los gobiernos y de la industria deben abandonar las prácticas de pesca insostenibles de pesca y favorecer medidas audaces y efectivas, reduciendo las capturas incidentales y prescindiendo de aquellas con menores tasas de éxito. Esto permitirá que cada Día Internacional de la Diversidad Biológica y todos los días en el futuro puedan pasar de ser una lucha contra el reloj para los delfines, marsopas y ballenas, a ser el testimonio de un genuino progreso.

-------

Suscríbete a nuestro boletín de noticias:
 
Recibirás información sobre nuestros proyectos y campañas.
Dona
Dona