Crecimiento verde para la industria colombiana | WWF

Crecimiento verde para la industria colombiana

Posted on
17 mayo 2017
Algunos estudios plantean que el sector industrial nacional podría pasar de producir 20 millones de toneladas de CO2 a 75millones de toneladas en el 2040. No obstante, estamos a tiempo de tomar acciones concretas para frenar estas cifras. Lo importante es tener una estrategia clara.
 
Colombia hace parte de los 195 países que se comprometieron a impulsar una economía con menores emisiones de CO2 y otros Gases de Efecto Invernadero (GEI). El hecho ocurrió durante la reunión del clima COP21 que fue dirigida por la Convención Marco de Cambio Climático de las Naciones Unidas (UNFCCC, por sus siglas en inglés) y que dejó como resultado el Acuerdo de París, un pacto histórico en las medidas que se han tomado hasta ahora para enfrentar el cambio climático.
 
Pero ¿por qué Colombia adquiría este compromiso? La razón es sencilla: el país tiene una cuota considerable de responsabilidad en la misma existencia del cambio climático. Entre 1990 y 2010, las emisiones del país crecieron en un 15%, pasando de 245 millones de toneladas (Mton) de CO2 a 281 Mton según el Inventario de Emisiones de Gases Efecto Invernadero elaborado por el Ideam y el PNUD. El informe también reveló que las emisiones totales del país corresponden al 0,4% del total mundial. Esa cifra, aparentemente menor, contrasta con las acumuladas en un periodo de 20 años que convierten a Colombia en uno de los 40 países a escala global con mayor responsabilidad histórica en la producción y emisión de GEI. En Latinoamérica y el Caribe, el país ocupa el puesto quinto en emisiones.
 
La Nación se proyectó entonces una meta: reducir las emisiones de GEI en un 20% para el 2030 e incluso lograr una disminución de 30%, en caso de contar con apoyo internacional para cumplir con los planes nacionales de mitigación.

 

Un sector clave
 
La industria es protagónica en la política pública nacional e internacional de mitigación, dada su importancia económica y social. Basta con decir que en ese rubro se genera más de la mitad del PIB global. Además es la más grande fuente de empleo y, al mismo tiempo, el mayor emisor de GEI. Se calcula que las 500 empresas más grandes del mundo emiten más que cualquier país, salvo China y Estados Unidos.
 
Es por eso que los retos para alcanzar una industria sostenible se encuentran establecidos tanto en la agenda de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (UNIDO) como en dos de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el 9 (Industria, innovación e infraestructura) y el 12 (Producción y consumo responsable). Pero ¿cómo puede realmente contribuir este sector al compromiso adquirido por el país en 2015?
 
Algunas de las propuestas:
 
Una de las respuestas está en el Plan de Acción Sectorial (PAS) del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, que define tres líneas estratégicas, una de ellas enfocada en optimización de procesos logísticos. En resumen: medios alternos de transporte y mecanismos innovadores de distribución de mercancías.
 
Como mecanismo de implementación de estas acciones se encuentran las NAMAs. Se trata de estrategias que combinan políticas públicas con métodos de financiación y que son adoptadas por el gobierno de un país. Con ello, se busca fomentar medidas en un sector en específico para mitigar sus emisiones de CO2.
 
En 2015 el Icontec publicó la guía para el desarrollo y evaluación de las NAMAs, en el caso colombiano, un documento que establece un panorama institucional y financiero para los actores públicos y privados que quieran desarrollar una NAMA. Hoy existen en Colombia siete acciones de este tipo registradas en la UNFCCC, solo una de ellas con impacto en la industria de refrigerantes domésticos y está en desarrollo otra medida que promueve la eficiencia energética en procesos productivos y las buenas prácticas en logística y transporte en el sector industrial.
 
Una tercera opción es que el sector adopte las medidas que proponen diversos estudios independientes, centrados en generar recomendaciones de funcionamiento interno para las empresas. Esas acciones son claves para producir, de maneras eficiente, bienes con valor agregado que cumplan altos estándares de desempeño ambiental (entre ellos el uso eficiente de energía y agua, y una baja huella de carbono).
 
Hoy, los conceptos de productividad y conciencia medioambiental están más cercanos que en el pasado, y ese es tal vez uno de los cambios más positivos de la industria en las últimas décadas. Temas de contaminación, servicios ecosistémicos y accesibilidad a materias primas, por mencionar algunos, ya son importantes para los líderes de las compañías porque entienden que una alta emisión de GEI trae detrás ineficiencias en su cadena productiva. En esta carrera contra el cambio climático, en la que algunos avanzan más rápido que otros, todas las acciones cuentan.
 
¿Cómo estamos?
 
Según la información más reciente, en 2012 los sectores económicos emitieron 258 millones de toneladas (Mton) DE CO2 repartidos así:


 

--------- 

Desde $ 1.000 pesos diarios puedes aportar para proteger nuestra increíble riqueza natural: especies, bosques, océanos, agua dulce; buscar soluciones al cambio climático y asegurar nuestra alimentación. Hazlo en juntosesposible.wwf.org.co

Suscríbete para recibir más información de WWF-Colombia

* indicates required
/ / ( dd / mm / yyyy )
Acepto la política de privacidad *
Dona
Dona