Haz tu propia huerta en casa | WWF

Haz tu propia huerta en casa

Posted on
11 mayo 2017
Cada vez son más las personas apuestan por sembrados urbanos y comunitarios como una manera de garantizar comida diaria y de adoptar prácticas de producción responsables con el planeta. ¿Por qué deberíamos sumarnos a esta ola?
 
La contradicción es dramática: se produce comida como para alimentar a toda la población mundial, y al mismo tiempo, 795 millones de personas en el mundo mueren por problemas derivados de la desnutrición. Si la situación no cambia, 2.000 millones de personas más podrían morir en 2050 según la FAO. La crisis alimentaria global es una de las razones que llevó a Naciones Unidas a proponer una meta ambiciosa pero necesaria: el segundo Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS), que compromete a 193 países a erradicar el hambre y garantizar seguridad alimentaria. Además insta a promover métodos de agricultura sostenible para 2030.
 
Los esfuerzos no solo deben concentrarse en que nadie se muera de hambre, sino también en producir más y de una mejor manera. En la actualidad, se desperdician 1.300 millones de toneladas de alimentos al año que producen miles de millones de toneladas de metano (uno de los gases de efecto invernadero más contaminantes), y se impone un panorama en el que la industria alimentaria representa un gran impacto para el planeta a través de la deforestación, la degradación del suelo, el sobreconsumo del agua y un uso frecuente de agroquímicos.
 
Por eso, en algunos países en vía de desarrollo la necesidad ha hecho que más de 800 millones de personas se involucren en agricultura urbana y periurbana, según un informe de la FAO publicado en 2014. En ciudades como México D.F. se destaca la iniciativa del Huerto Romita, un espacio comunitario -ubicado en una de las capitales con mayor población del mundo- y dedicado a la producción de hortalizas urbanas. Nació en 2007 y que actualmente también es un centro de capacitación.
 
La Habana es un caso de éxito en esta materia. Según la FAO, 90.000 personas en esa ciudad están involucradas con esta actividad, ya sea produciendo sus propios alimentos o trabajando en huertos comunitarios y las granjas pecuarias comerciales locales. En Bogotá, de acuerdo con datos de la alcaldía local, existen 300 huertas familiares y comunitarias en diferentes localidades que se han desarrollado gracias al programa de Agricultura Urbana del Jardín Botánico de la ciudad.
 
¿Quieres unirte?
 
Sembrar hortalizas, frutas y vegetales es más fácil de lo que piensas. Sigue estos seis pasos y produce tus propios alimentos a la vez que reduces tu impacto en el medio ambiente. Además puedes ahorrar entre 40 y 60 mil pesos mensuales que no gastarás en el supermercado.
 
1. Elige un espacio al aire libre que reciba luz solar gran parte del día. Si no cuentas con una terraza estará bien un patio o un jardín.
 
2. Ubica un recipiente grande, relativamente plano, y llénalo con tierra de jardinería por cada planta que vas a cultivar. Pueden ser macetas o cajones de madera.
 
3. Mueve la tierra para que se ablande, remueve maleza, piedras y pasto. Es importante porque la maleza compite con tus plantas por los nutrientes y el agua.
 
4. Abona la tierra con una capa de compost cada tres o seis meses. Esta materia orgánica aporta los nutrientes necesarios para una huerta sana y productiva.
 
5. Averigua qué se da bien en el piso térmico en el que vives, y planta las semillas con espacio suficiente para que se desarrollen. Incluye hortalizas (como lechuga, acelga y pepino), hierbas aromáticas para cocinar (cilantro, romero o albahaca) y algo de verdura como tomate y espinaca.
 
6. Riega las plantas todos los días.
 

--------- 

Desde $ 1.000 pesos diarios puedes aportar para proteger nuestra increíble riqueza natural: especies, bosques, océanos, agua dulce; buscar soluciones al cambio climático y asegurar nuestra alimentación. Hazlo en juntosesposible.wwf.org.co

Suscríbete para recibir más información de WWF-Colombia

* indicates required
/ / ( dd / mm / yyyy )
Acepto la política de privacidad *
Plántulas de lechuga cultivadas en un invernadero.
© Global Warming Images / WWF